SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS
7 de mayo de 2013 / 02:12 a.m.

Monterrey.- • La ciencia avanzada ha permitido a parejas que no pueden concebir un hijo la oportunidad de ser padres por medio de la reproducción asistida, sin embargo, al no existir regulación para esta práctica pueden cometerse graves abusos.

La presidenta del Tribunal Superior de Justicia en Nuevo León, Graciela Buchanan, abordó este tema como una necesidad urgente tanto en materia civil como en el área de salud.

En las clínicas locales que realizan fecundación artificial, existen almacenados alrededor de 35 mil embriones criopreservados, listos para ser empleados en futuros intentos de gestación.

Sin embargo, debido a que no existe regulación ni supervisión por parte de las autoridades, estos podrían ser mal utilizados, traficados, donados o destruidos sin el consentimiento de la pareja.

La reproducción asistida es permitida únicamente con fines terapéuticos o por esterilidad, pero las parejas que se someten a estos tratamientos no tienen la certeza de que esto se cumpla.

"Según la Ley General de Salud, ningún fluido corporal puede ser comercializado o donado, a excepción de la sangre. Pero hay bancos de esperma, por ejemplo, el pago al donador lo toman como una gratificación, ahí empezamos mal", explicó la magistrada.

Otra de las opciones que tienen las parejas es el vientre subrogado, conocido como "vientre alquilado", lo cual está prohibido en nuestra legislación al tratarse de la comercialización del cuerpo humano.

De acuerdo a las leyes, la concepción es dentro del útero, dejando sin protección al producto concebido de manera asistida.

"La subrogación es un alquiler de vientre y un comodato o un arrendamiento no está permitido porque sería un hecho ilícito y esto conlleva a la nulidad absoluta por contravenir a una norma de orden público", señaló.

La magistrada cuestionó la inacción de las autoridades para reformar la Ley General de Salud que protege únicamente a las parejas unidas en matrimonio o concubinato, excluyendo a las personas solteras.

En materia civil, tampoco existen garantías para el producto concebido por algún método de reproducción asistida ya que a pesar del acuerdo médico que tenga la pareja, el padre puede desentenderse del bebé.

"Debemos legislar en la parte que corresponde a la legislación civil para determinar dos cosas; uno, que la reproducción asistida es una forma de filiación por la cual no puede desconocerse la paternidad por medio de las pruebas de ADN y que se generen derechos como hijos consanguíneos y segundo, que haya un delito en relación con la disposición, la venta y el uso de los embriones críopreservados", mencionó.

Hace un año el Hospital Universitario y el TSJNL enviaron una iniciativa de reforma a la Ley General de Salud, que no llegó a ser ni dictamen, informó Buchanan.

Esta conferencia la dictó como parte de la inauguración de la Feria Jurídica 2013 del Poder de Justicia en Nuevo León.