30 de enero de 2012 / 01:18 a.m.

Ciudad de México • La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal (CDHDF) reprobó las agresiones contra defensores de las garantías fundamentales, luego de contabilizarse en el ámbito nacional 66 ataques, de los cuales 15 fueron homicidios, durante 2011.

El organismo detalló que del total de las agresiones, 30 fueron contra hombres, 16 contra mujeres y 20 contra organizaciones o comunidades, mientras que de los 15 asesinatos, nueve se perpetraron contra varones y seis contra damas.

La CDHDF expresó que los atentados tienen el propósito de terminar con la defensa de los derechos humanos; sin embargo, las defensoras corren más riesgo de sufrir violencia de determinados tipos, como insultos o abusos basados en su sexo, por lo que requieren acciones especializadas.

Asimismo consideró que el número creciente de agresiones con relación al año 2010 visibiliza la urgencia de acciones eficaces y eficientes para proteger e investigar los actos delictivos contra las personas que defienden los derechos humanos, pues más de 98 por ciento de dichas agresiones se mantienen en la impunidad.

La Comisión también reconoció el esfuerzo de diversas organizaciones de la sociedad civil y de las autoridades capitalinas, que han hecho gestiones para traer a esta ciudad de México a promotores de los derechos humanos de otras entidades para protegerlos.

Sin embargo, muchas de esas personas siguen recibiendo amenazas y agresiones, debido a que no se han instaurado mecanismos eficaces para investigar la fuente de ellas, lamentó la CDHDF en un comunicado.

El organismo capitalino llamó a las autoridades competentes para que garanticen la defensa las garantías fundamentales, y agregó que la defensa de los derechos es una actividad que permite construir ciudadanía y un Estado democrático.

La Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal refirió que en lo que va de enero el panorama de esas agresiones no ha cambiado, como lo demuestra el asesinato del activista Bernardo Méndez Vázquez, en San José del Progreso, Oaxaca.Notimex