ÉDGAR ITCHE
22 de junio de 2013 / 12:20 a.m.

Campeche • Al reconocer que la frontera sur ha sido olvidada durante décadas, el presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Raúl Plascencia Villanueva, enfatizó en que hay que encontrar los mecanismos adecuados para que los migrantes no sean vulnerados en sus garantías individuales, tanto por los malos funcionarios del Instituto Nacional de Migración, como por los miembros de la delincuencia organizada.

En su gira de trabajo por Campeche, el ombudsman señaló que hay que tomar medidas multifactoriales para terminar con esta problemática, principalmente en los estados de Chiapas y Tabasco, donde existe un mayor flujo de migrantes que son vulnerados en sus derechos humanos.

"La frontera sur ha sido olvidada durante décadas de ahí la importancia de que se tomen medidas que tengan aspectos multifactoriales tanto en el tema de la seguridad pública, pero también en la parte social, la parte política, de tal manera que se pueda atender el fenómeno migratorio siempre respetándose los derechos humanos de los migrantes, sobre todo evitando que el crimen organizado siga en buena medida abordando esta temática y tomando a los migrantes como mercancía".

"Está pendiente una revisión al Instituto Nacional de Migración a fondo, está pendiente de que se avance en la responsabilidades administrativas en contra de aquellos servidores públicos de ese instituto que abusan en contra de los migrantes, pero también que existan controles adecuados para evitar que los migrantes sigan siendo victimizados, lo mismo por la delincuencia organizada que en ocasiones por malos servidores públicos de un instituto que debiendo de protegerlos, lamentablemente hoy por hoy en muchas ocasiones son los primeros que abusan de ellos".

Plascencia Villanueva, reconoció que el problema más grave en los abusos contra los migrantes son los niños no acompañados y lejos de ser una problemática solo del país es también de la nación de donde es originaria la persona.