29 de agosto de 2013 / 01:43 a.m.

Oaxaca • El alcalde de la ciudad de Oaxaca, Luis Ugartechea, reconoció que el conflicto magisterial es un problema político y social que debe resolverse de la mejor manera, por la vía de la conciliación y no con la represión.

Dijo que el conflicto ya no es de competencia local y la solución la tienen el gobierno de la República y los legisladores federales.

Mencionó que hay muchas formas de solucionar los reclamos de los docentes, y se requiere de inteligencia e información para resolverlo definitivamente, por que este conflicto no nació hace cinco días, sino que lleva más de 30 años, junto con sus derivaciones.

Dijo que no se trata ahora de buscar responsables, tampoco de evadir el problema, sino de ofrecer una solución en una gran mesa donde participen todas las instituciones, incluso el gobierno de la República.

Afirmó que se debe legislar para integrar un comité ciudadano que se haga cargo de la evaluación de los profesores dentro de la Ley General del Servicio Profesional Docente.

Con respecto al paro laboral que mantiene cerrada las escuelas, afirmó que coadyuva para una pronta solución al conflicto, en lo cual se privilegia el diálogo y el respeto, a fin de que los profesores regresen y retomen las clases, entendido el malestar de los padres de familia por la falta de actividades en las aulas.

"Entiendo que el tema magisterial es un tema delicado, que lleva muchos años y que debe ser resuelto con una solución responsable, siendo muy prudente".

Con respecto a las denuncias por despidos injustificados, el munícipe precisó que solo se ha rescindido el contrato de personal que labora en áreas donde ya no se van a llevar ciertas acciones, porque su gobierno está enfocado en la etapa del proceso de entrega –recepción de la administración municipal.

"Es gente que llegó con nosotros y que ya se acabó el contrato, y que se tiene que ir, como también lo haremos nosotros cuando concluya el gobierno municipal, que ya solo le quedan cuatro meses de operación".

"Son cosas que no me gustan, pero son decisiones que se tuvieron que tomar para que todo funcione correctamente".

"Y es que ya no puedo dejar personal que no tendría nada qué hacer, y quede ocioso y al rato se va decir que tenemos ‘aviadores’ y eso es algo que no va ocurrir, por que no soy irresponsable".

ÓSCAR RODRÍGUEZ