6 de septiembre de 2013 / 10:49 p.m.

La PGJDF detuvo a dos mujeres y un hombre como presuntos responsables del delito de trata de personas e implicados en acondicionar una bodega en dicha zona para ejercer sexo servicio.

 

Ciudad de México • La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal informó sobre el rescate de 28 víctimas de explotación sexual y la detención de dos mujeres y un hombre como presuntos tratantes de personas e implicados en acondicionar una bodega para ejercer sexo servicio en La Merced.

Mediante un comunicado, la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Trata de Personas afirmó que las víctimas, entre 20 y 30 años de edad, son en su mayoría originarias del estado de Tlaxcala, y también hay de Puebla, Guerrero, Hidalgo, Tabasco, Chiapas, Veracruz, Michoacán y del Distrito Federal.

Las mujeres, tras ser rescatadas, señalaron que los presuntos tratantes de blancas les descontaban una tercera de lo que cobraban por la explotación para la casa, y adicionalmente pagaban otra cantidad para renta de la bodega.

Por su parte, la procuraduría capitalina afirmó que antes de la detención y rescate, el Consejo Ciudadano de Seguridad Pública y Procuración de Justicia del Distrito Federal recibió una llamada anónima que alertó a las autoridades sobre la explotación sexual en una bodega de la calle General Anaya, colonia Merced Balbuena.

Por lo que llevaron a cabo un operativo en dicho lugar, donde agentes de la Policía de Investigación capturaron a Virginio Roldán Ramírez, Griselda Sofía Rosas Huitzil, y Karla Luz Hernández Arano, en el lugar donde se improvisaron once cubículos, un baño y un espacio para guardarropa de las víctimas, en La Merced.

Los presentados tienen el carácter de probables responsables de trata de personas, que no implica responsabilidad penal hasta que, en su caso, lo determine la autoridad jurisdiccional, aseveró la dependencia capitalina.

Además, el Ministerio Público decretó la retención de los inculpados, mientras se recaba la declaración de las víctimas y valoración tanto médica como psicológica, y una vez que concluyan las investigaciones, se resolverá la situación legal de los implicados.

JESÚS BADILLO