24 de enero de 2013 / 11:18 p.m.

 

Ciudad del Carmen  • La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, en coordinación con la Policía Federal, aseguró 52 aves, entre ellas 20 en peligro de extinción, con un valor total en el mercado negro, superior a los 100 mil pesos.

El delegado de la Profepa en Campeche, Carlos Eliseo González Silva, manifestó que el aseguramiento fue realizado, dentro de un predio en Ciudad del Carmen, durante el cumplimiento de una orden de inspección de la dependencia, lugar donde encontró, un particular en posesión de las aves, que aparentemente tenía como “mascotas”, al no encontrarse indicios de que fueran comercializadas.

“Fueron encontradas en un solo domicilio, fue un trabajo de investigación e inteligencia, por parte de la Profepa, en un tiempo aproximado de 90 días, porque las personas que a veces se dedican a esto van cambiando a los ejemplares de sitio, de inmueble, son lugares bastante cerrados, de difícil acceso”.

“En este caso se ubicó el sitio, vimos la seguridad, caminos de entrada para salir, cuanta gente existía en el predio, quienes eran y al fin de cuentas se llevó todo con mucha tranquilidad y cooperación por parte del que fue inspeccionado”.

González Silva, manifestó que del total de aves aseguradas, 20 son consideradas en peligro de extinción y 32 más silvestres endémicas también protegidas por la norma 59, pero no con el estatus de las anteriores.

“Son nueve loros de cabeza amarilla, un loro de frente blanca, un loro cabeza azul, seis pájaros mariposa, tres azulejos y 32 aves silvestres endémicas enlistadas en la norma 59, pero no sujetas a un estatus de en peligro de extinción, un total de 52 ejemplares”.

El titular de la Profepa, manifestó que las aves tiene diversos valores en el mercado negro, en el caso de los loros cabeza amarilla llegan a costar hasta 10 mil pesos, los de cabeza azul, entre 12 y 18 mil pesos, mientras que los pájaros mariposa entre 800 y mil pesos.

Tras el aseguramiento se trasladó a las aves a las instalaciones de la Profepa en la capital del estado para ser clasificadas y catalogadas para determinar cómo se encuentran de salud y de ahí serán trasladadas a una reserva de la Secretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales, en San Bartolomé en Tekax, Yucatán, al no poder liberarse o reintegrarse a la vida silvestre.

La Profepa, dio vista a la Procuraduría General de la República del aseguramiento, mientras que el particular tendrá cinco días hábiles para desvirtuar las irregularidades y poder acreditar la legal procedencia de las aves de las cuales no está regulada su comercialización.

Edgar Itche