7 de marzo de 2013 / 07:07 p.m.

Personal del Instituto Nacional de Migración (INM) rescató en Chiapas a 16 adultos y ocho niños migrantes víctimas de trata laboral y aseguró a una mujer oaxaqueña que trasladaba ilegalmente a dos menores de edad salvadoreños.

En una primera acción, oficiales del Grupo Beta desplegados en la frontera de Chiapas con Guatemala, rescataron a cinco hombres, dos mujeres y cuatro niños guatemaltecos, entre ellos un bebé de ocho meses de edad que presentaba problemas de salud.

El grupo que estaba en espera de recibir el pago de su salario porservicios prestados a un particular por dos meses, vivía en la vía pública, además de que llevaba más de 10 días en condiciones de precariedad debido a que no tenían recursos económicos para llegar a su país de origen.

De acuerdo con los hechos, los migrantes informaron que a unos kilómetros del lugar donde se asentaron, había otro grupo de 13 personas, entre ellos, una mujer de nombre Manuela Vargas Gaspar, quien tenía dos días de haber parido y se encontraba delicada de salud.

En estricto apego a la aplicación de las garantías fundamentales de los indocumentados, el INM dio parte a la Comisión Estatal de Derechos Humanos y a las autoridades estatales sobre la situación en la que se encontraban esas personas, quienes fueron trasladadas a albergues para brindarles toda la atención médica y alimentaria que requerían.

En otra acción, el instituto precisó que en el punto de control migratorio de Echegaray, perteneciente al municipio de Pijijiapan, su personal aseguró a Ana Gertrudis López Reyes, mexicana de 58 años de edad, por trasladar a dos niños de manera ilegal.

López Reyes llevaba aun niño y una niña, ambos de nacionalidad salvadoreña, en una combi delservicio público con razón social "Costeños de Chiapas".

Al hacer labores de revisión, los agentes de Migración solicitaron a López Reyes documentos probatorios de su nacionalidad, así como de los menores de edad que la acompañaban.

La mujer presentó dos copias simples de la Clave Única de Registro de Población (CURP) y de un acta de nacimiento presuntamente expedida por el Registro Civil de Oaxaca, con la que pretendía acreditar la nacionalidad mexicana de los infantes, a quienes previamente había instruido para declarar que eran originarios de Salina Cruz, Oaxaca.

Al ser entrevistados por agentes del INM, los niños cayeron en contradicciones respecto a su lugar de origen, lo que originó que se diera parte a la Procuraduría General de la República (PGR).

La mujer fue detenida y los chicos trasladados a la Estación Migratoria Siglo XXI, donde se les brinda apoyo y protección para tratar de localizar a alguno de sus familiares, abundó en un comunicado el Instituto Nacional de Migración.

Notimex