22 de enero de 2013 / 01:11 a.m.

La SSP implementó seguridad personal para la funcionaria y su familia ante la posibilidad de que pueda ser atacada de nueva cuenta.

 Cuernavaca • Una juez penal del estado de Morelos, fue rescatada de la cajuela de su propio vehículo la mañana de este lunes, luego de haber sido privada de su libertad por varios sujetos en uno de los cruces más importantes de la capital del estado de Morelos.

Aproximadamente a las ocho de la mañana, Rosa María Pineda López, identificada por las autoridades como juez penal en el municipio de Cuautla, fue interceptada por un auto compacto de donde descendieron al menos tres sujetos que le obligaron a pasarse al asiento de atrás y algunas calles más adelante, la obligaron a meterse a cajuela de su auto.

Pineda López fue plagiada minutos después de haber dejado a su pequeño en una escuela de la zona. Al parar en el semáforo del crucero de la avenida Teopanzolco y Río Mayo, de la colonia Vista Hermosa varios hombres le privaron de su libertad e inmediatamente le exigieron si bolso de donde sustrajeron dinero y todas las tarjetas bancarias de la funcionaria judicial.

De acuerdo con datos oficiales de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), la funcionaria judicial de 45 fue llevada contra su voluntad por varias calles de Cuernavaca, lo que fue aprovechado por sus captores para obtener sus números confidenciales de sus tarjetas; luego de un largo rato, el vehículo dejó de moverse y la víctima también dejó de escuchar voces,según sus primeras declaraciones.

Aproximadamente a las 10.30 de la mañana, un grupo de elementos de la Policía Estatal localizaron el vehículo Nissan Sentra color gris con placas del estado de Morelos mal parado en la calle Hidalgo del poblado de Ocotepec, ubicado al norte de la ciudad. Los elementos realizaron una somera revisión al vehículo, pero en primera instancia no encontraron nada, hasta que uno de los servidores públicos escuchó gritos que provenían de la cajuela. Un elemento policiaco rompió uno de los vidrios del coche para abrir la cajuela y de esa forma lograron liberar a la Juez.

La servidora pública fue atendida por personal del ERUM debido a la crisis nerviosa que presentaba, sin embargo su estado de salud fue reportado como óptimo, ya que no fue golpeada o vejada por los delincuentes. La SSP determinó darle a la jurista medidas cautelares como protección y guardia a ella a su familia ate la posibilidad de que pueda ser afectada de nueva cuenta por sus agresores.

DAVID MONROY/ CORRESPONSAL