Juan José García
22 de julio de 2013 / 01:51 a.m.

 

Chihuahua • Al tiempo en que la ciudad de Chihuahua permanece bajo el agua desde hace 7 días, el gobernador, César Duarte Jáquez, sobrevoló los municipios cercanos a la capital para ayudar a la población afectada por el fuerte temporal.

Mientras el alcalde, Marco Adán Quezada Martínez, se pronunció por declarar zona de emergencia esta capital, el alcalde de Jiménez, Marcos Chávez, dijo que esto será “algo” que los jimenenses no olvidarán. Muchos nadaban en sus propias casas, dijo.

Por ello, al arribar a dicho municipio, el mandatario estatal encabezó el operativo para trasladar a más de mil familias al Gimnasio Manuel Gómez Morín, luego de que sus viviendas resultaran seriamente afectadas por las fuertes lluvias, dijo el edil.

Durante el sobrevuelo de Duarte Jáquez; Raúl Javalera, titular de la Junta Central de Aguas y el coordinador de Comunicación Social, Juan Ramón Flores, constataron que en Jiménez y Saucillo se registró una precipitación pluvial de 70 milímetros cúbicos que elevaron el nivel de los arroyos y dañaros a las viviendas.

Las zonas más afectadas por este fenómeno, son: Torreoncitos, Lote 8, Tierra y Libertad y Ejido Nuevo Tampico, así como gran parte de Jiménez y Saucillo. En esta localidad, el gobernador le prometió una vivienda nueva a una señora que perdió su casa.

El gobernador chihuahuense manifestó ante los medios de comunicación que se mantiene el alerta en todo el estado: “en Saucillo se inundaron cerca de 100 viviendas, dos de las cuales se derrumbaron pero no hubo lesionados, ni pérdidas humanas”.

“De ser necesario se podrá solicitar la declaratoria de emergencia al Gobierno de la República”, señaló Duarte, quien señaló, que desde la noche de este sábado se mantienen un operativo coordinado con el Ejército y Protección Civil para ayudar a la población afectada.

Advirtió que el pronóstico de lluvias es importante para el sur del estado, sobre todo en los municipios serranos de Guadalupe y Calvo, Guachochi y Balleza, donde se espera una descarga estimada de hasta 70 milímetros cúbicos para las próximas horas.

Duarte destacó que en la comunidad de Barranco Blanco, municipio de Rosales, desde la madrugada de hoy, empezaron los trabajos con maquinaria pesada del Gobierno del Estado: “pero seguimos pendientes para atender las contingencias”.

“Para atender a quienes han perdido su vivienda, desde este lunes se hará un recorrido con los alcaldes de Meoqui, Aldama, Saucillo y Jiménez, donde se han tenido estas eventualidades, de modo que no tengamos estas afectaciones”, concluyó.

En este contexto, la Fiscalía General del Estado FGE) movilizó a unos 49 reos del penal de Camargo al de Aquiles Serdán, Chihuahua, “ya que existen riesgos de que se derrumbe a causa de las fuertes lluvias”, dijo el fiscal, Eduardo Guerrero Durán.

“Los internos del penal de Camargo, permanecerán por tiempo indefinido en el CERESO 1, pues la intención es apoyar a las autoridades para prevenir un problema en ese centro penitenciario”, agregó.