20 de junio de 2013 / 02:49 a.m.

Oaxaca • La Policía de Oaxaca logró rescatar a un sujeto que fue colgado en la plaza pública del municipio indígena de Santa Lucía Ocotlán, donde lugareños pretendían prenderle fuego, por haber intentado raptar a dos menores de edad.

Los cuerpos antimotines y de intervención táctica de la Unidad Policial de Operaciones Especiales, tuvieron que ingresar hasta el poblado y lanzar gases lacrimógenos para despejar a la multitud que buscaba hacerse justicia por propia mano.

Funcionarios de la Secretaría General de Gobierno habían agotado la vía del diálogo con la autoridad municipal, quien no permitía la entrega del presunto culpable, José Rebolledo, de 42 años de edad.

El presunto secuestrador, junto con un cómplice, pretendió plagiar a dos menores del preescolar “Niños Héroes”, así como robarle sus pertenencias a una maestra.

Sin embargo, fue sometido por padres de familia, lo cual no ocurrió con su compañero, que logró darse a la fuga.

Rebolledo fue inicialmente trasladado a la sede del Palacio Municipal; sin embargo, en la plaza pública del pueblo, donde se arremolinó la mayor parte de los habitantes, se decidió atarle las manos y los pies y colgarlo de cabeza.

Tres policías apedreados y seis lugareños detenidos

El presunto delincuente también fue cubierto del rostro con una franela y golpeado en repetidas ocasiones por los habitantes, que clamaban por quemarlo vivo, como escarmiento y mensaje a otros delincuentes.

Sin embargo, fue rescatado por la intervención de la Policía Estatal, que tuvo que enfrentarse con pobladores.

Del zafarrancho se reportaron tres policías lesionados por golpes de piedras, y seis lugareños detenidos.

El implicado en el presunto delito fue trasladado al Hospital Civil de la Ciudad de Oaxaca, donde fue internado debido a los golpes que recibió. Quedó bajo custodia del agente del Ministerio Público dependiente de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

En lo últimos siete meses, al menos cinco implicados en delitos del fuero común como robos y extorsiones, además de asaltos, han sido rescatados por las fuerzas estatales de seguridad, tras ser sometidos por lugareños de al menos cinco poblados que han amagado con lincharlos.

MAURICIO.PEREZ