Rogelio Agustín 
9 de agosto de 2013 / 09:53 p.m.

 

Guerrero • El comandante de la 35 zona militar, Juan Manuel Rico Gámez confirmó la presencia de las fuerzas armadas en la cabecera municipal de Ajuchitlán, lugar donde fueron secuestradas siete personas la jornada del jueves.

A su vez, sostuvo que ya se resguardan las comunidades de donde se desplazaron más de más de mil habitantes a partir de la supuesta incursión de grupos de civiles armados.

Rico Gámez señaló que personal a su cargo realiza recorridos en las comunidades de los municipios de Tlacotepec, Apaxtla de Castrejón y San Miguel Totolapan, donde al menos mil 200 personas salieron de sus comunidades ante la acometida de un grupo de delincuentes.

Dijo que ya casi la totalidad de desplazados regresaron a sus domicilios, los que primero fueron asegurados por soldados para asegurarse de que no hubiera cerca algún integrante del supuesto grupo agresor.

El general de brigada indicó que los propios elementos acompañaron el retorno de muchos de los desplazados hacia sus localidades, aunque, reconoció que no tuvo la oportunidad de realizar un conteo absoluto del número total de desplazados.

Hasta el momento, dijo que solamente se distribuyen alimentos en una cocina comunitaria desplazada hacia la comunidad de Totoltepec, municipio de Tlacotepec, de donde ya las personas están por regresar.

En Tlacotepec todavía quedan 110 personas en la Comisaría de Bienes comunales que tienen miedo, pero cuyas localidades ya están resguardadas.

Hasta el momento los militares no han encontrado al grupo que hizo huir a los desplazados, aunque insistió en que los recorridos son constantes.

El mando militar sostuvo que en varios casos las familias se desplazaron movidas solo por meros rumores.

“Lo que sabemos es que hubo algunos comentarios en los pequeños radios de las comunidades, eso generó un rumor y obligó a que la gente, en previsión a cualquier agresión a su integridad se saliera”, indicó.

Comentó que desde el jueves ya hay elementos ubicados en Ajuchitlán del Progreso, municipio de la Tierra Caliente de donde al menos siete personas fueron privadas de su libertad, todas dedicadas al comercio y solo una regresó con bien.

Dijo que existe una base militar en Ajuchitlán y otra más en San Miguel Totolapan, de tal suerte que hay condiciones para realizar un trabajo de investigación que permita establecer lo que verdaderamente ocurrió.