14 de febrero de 2013 / 11:41 p.m.

Luego de que la semana anterior, Guillermo Franco criticara el nacionalismo mexicano, al calificarlo como una idiotez, el mediocampista de Tigres, Carlos Salcido salió en su defensa y dijo que tiene su total apoyo porque tiene razón.

Salcido recordó que su propio hermano fue testigo, cuando un grupo de aficionados quiso golpear a la esposa del Guille, Georgina, y a sus hijos, así como otros familiares del ex delantero del Monterrey, luego de éstos se encontraban en un palco del Soccer City en Johannesburgo durante el Mundial de Sudáfrica 2010, una vez que México quedara eliminado contra Argentina.

"Te lo juro por Dios, estoy con el 'Guille' totalmente porque a mí me tocó lo que le pasó a él y a su familia, estoy totalmente de acuerdo con él" "Estoy con el 'Guille', te lo juro por Dios, estoy con el 'Guille' totalmente porque a mí me tocó lo que le pasó a él y a su señora, a su familia le pasó, estoy totalmente de acuerdo con él. Mi hermano estuvo ahí presente y se aventó la ‘broncota’ también ahí, vi muchos videos que mi hermano y mucha gente que estuvo ahí sacó, es algo que nunca se le hace a nadie, es la realidad", dijo tajante el mediocampista de los felinos, "el dolor que él siente, que en su momento sintió, lo comparto totalmente. Leí la entrevista que dio y te juro que estoy totalmente con él", aseveró el dos veces mundialista.

Como se recordará, Franco aprovechó su anuncio del adiós a la canchas el pasado 5 de febrero para despótricar contra el trato que le dan los aficionados a los naturalizados en México, sobre todo su llamado a la Selección y denunció que también algunos medios reprobaron su incursión al Tricolor.

En su defensa, Salcido mostró su apoyo total al Guille, quien jugara por última vez con el Chicago Fire de la MLS, ya que él y su familia también han recibido malos tratos en las Copas del Mundo.

"Es difícil para uno a veces llevar a la familia a algún lugar en un Mundial, todas las cosas que pasaron a nuestras familias, en un Mundial sobre todo, de cosas, de hoteles, todo el rollo, por estar cerca de nosotros y ser el brazo fuerte de nosotros, y que de repente gente haga desmanes por enojo, por partido, por disgusto o lo que quieras, eso no se vale.

"Uno como jugador tiene una concha muy grande para aguantar muchas cosas, pero la familia creo que es intocable", advirtió Salcido.

Raúl Villarreal