9 de febrero de 2013 / 12:44 a.m.

 

Oaxaca • Mientras unas 16 organizaciones no gubernamentales de Estados Unidos y una holandesa enviaron cartas de apoyo las organizaciones que se oponen a la construcción de un parque industrial de energía eólica en la Barra de Santa Teresa de la región del Istmo de Tehuantepec, este viernes fue asesinado un funcionario de una empresa eólica por un grupo de hombres armados que irrumpieron en una fiesta popular.

Organizaciones internacionales, entre ellas “The organizations signing the appeal incluye”, “Alliance for global justice”, “American Jewish world service” y “Appleton foundation”, entre otras, urgieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para que emita medidas cautelares a favor de los grupos y organizaciones indígenas que han sido presuntamente hostigados y reprimidas por los cuerpos de seguridad estatal.

Lo anterior, por la oposición que han manifestado esos pobladores al proyecto eólico que prevé una inversión de 13 mil millones de pesos, planeado para beneficiar a las comunidades zapotecas de San Dionisio del Mar.

También firman la carta de apoyo la “International development exchange” y el “International network for economic”, entre otras organizaciones que también elevaron su reclamo contra la presunta represión que se quiere implantar en territorio étnico de Oaxaca.

Muere empleado de la empresa

En tanto, Leobardo Chávez Gómez, de 46 años de edad, gerente general del parque eólico Fusión Eléctrica Mexicana, fue herido anoche por proyectil de arma de fuego, cuando se encontraba en una fiesta en céntricas calles de Juchitán de Zaragoza, confirmaron las autoridades locales.

En el ataque también cayó abatido un obrero de la misma empresa, José Manuel Aquino López.

La policía local informó que poco antes de la media noche recibieron el reporte de una balacera en la calle General Charis de la Colonia 25 de Mayo, por lo que de inmediato se trasladaron al lugar y encontraron el cuerpo ya sin vida de Aquino López, mientras que Chávez Gómez se encontró lesionado.

Las versiones indican que un comando que se transportaba en una lujosa camioneta de color azul marino, llegó a la fiesta y sin mediar palabra sus integrantes encapuchados dispararon a quemarropa contra los empleados de la empresa eólica.

Óscar Rodríguez