ZYNTIA VANEGAS
10 de junio de 2013 / 10:25 p.m.

Moterrey.- • El Gobierno del Estado se limitó a esbozar "respeto" a las declaraciones realizadas por la alcaldesa de Monterrey Margarita Arrellanes, el sábado en un evento organizado por la Alianza de Pastores de Monterrey, donde entregó la ciudad a Jesucristo.

En el evento, ostentando la investidura de alcaldesa, Margarita Arellanes Cervantes declaró a Dios como "máxima autoridad del municipio", pese a la laicidad del Estado y sus instituciones, contemplada en el artículo 130 de la Constitución.

Jorge Domene Zambrano, vocero de seguridad, dijo que, aunque la Constitución establece un estado laico, dijo que la postura del Gobierno es de total respeto hacia la alcaldesa de Monterrey.

"Sabemos que eso lo marca la Constitución, pero seremos muy respetuosos de esas manifestaciones y libertades de expresión", mencionó el vocero de seguridad.

Sobre las declaraciones que han causado tanta polémica en las redes sociales, el funcionario insistió en que respetan la libertad de expresión.

"Siempre con un respeto a la libertad de expresión, donde la alcaldesa ha manifestado esta postura y el Gobierno del Estado lo toma con mucho respeto".

Fue el sábado en la plaza Zaragoza cuando la presidenta municipal regiomontana acudió al evento organizado por la Alianza de Pastores de Monterrey y declaró las palabras que, posteriormente, fueron dadas a conocer en un video en las redes sociales.

La alcaldesa dijo: "Yo, Margarita Alicia Arrellanes Cervantes entregó la ciudad de Monterrey a nuestro señor Jesucristo para que su reino de paz y bendición sea establecido. Abro las puertas de este municipio a Dios como la máxima autoridad".