13 de mayo de 2013 / 09:11 p.m.

Apodaca • Mientras los parientes lloran a los cinco miembros de su familia que murieron en un choque frontal del taxi en el que viajaban, contra un camión repartidor de refrescos, en Apodaca, el Ministerio Público fijó una fianza de cinco millones de pesos para que el presunto responsable pueda obtener su libertad.

La escena es triste y desgarradora: cinco ataúdes se observan en la sala de la casa marcada con el número 211 de la calle Mirto, en la colonia Artemio Treviño, en el municipio apodaquense.

De izquierda a derecha al entrar a la casa, yacían los restos de Briseida Guillén Luna, de nueve años, María Esther Gándara Rodríguez, de 50, su nieta Mía Reséndiz Luna, de 11 meses, la madre de la bebé Judith Esther Luna Gándara, de 25 y el sobrino Brayan Miguel Ángel Reyna Luna, de nueve años de edad.

Aunque en un principio no tenían para sufragar los gastos funerarios, el alcalde de Apodaca, Raymundo Flores Elizondo, giró instrucciones para que los deudos tuvieran todo el apoyo, sobre todo en lo legal.

Mientras tanto, el único sobreviviente del percance, Justin Dylan Reyna Luna, de siete años, permanece estable de salud en un hospital del Seguro Social.

Los cuerpos ya fueron sepultados en un panteón de Marín, Nuevo León, todos en una misma fosa.

"Lo único que pido es que nos apoye la aseguradora con los gastos, somos gente humilde, pero ya el municipio de Apodaca nos ayudó en algo", explicó Mario Alberto Rodríguez Cedillo, familiar de los occisos.

Indemnización millonaria

El Ministerio Público fijó una fianza de cinco millones de pesos para reparación del daño y que el chofer de la empresa "Pepsi", Juan Ángel Cantú, de 59 años, pueda quedar en libertad.

El accidente sucedió el sábado en la carretera Agua Fría-Zuazua, en Apodaca, cuando el camión refresquero invadió el carril contrario, chocando de frente contra el taxi Atos, muriendo también el chofer Carlos Alberto Grimaldo Hernández, de 26 años.

Las autoridades esperan todavía algunos resultados periciales, pero se logró saber que la aseguradora GNP sólo cubre un millón de pesos en gastos, por lo que se presume harán que la empresa refresquera liquide los otros cuatro.

 

IRAM OVIEDO