10 de enero de 2013 / 08:07 p.m.

 

Monterrey • Francisco Fernández Hasbun, abogado del propietario del terreno y del edificio en donde se encuentran los restos del casino Royale, aseguró que es a las autoridades estatales a quienes les corresponde resolver el hecho violento donde murieron 52 personas.

Lo anterior, al ser cuestionado respecto a la postura del director de Protección Civil Nuevo León, Jorge Camacho Rincón, quien aseguró que un acto terrorista no es materia de Protección Civil, cando fue cuestionado sobre las omisiones que derivaron en la tragedia del casino.

En entrevista con Milenio Radio Monterrey, el abogado de Carlos Salinas Martínez, dueño del inmueble, desmintió las declaraciones de algunos ex empleados del casino quienes aseguraron que sólo existían dos salidas de emergencia.

"Hay 12 salidas de emergencia distribuidas en las tres plantas del edificio. Invito a todos; autoridades, deudos, medios de comunicación, y a cualquiera que guste a verificar que todas las puertas están habilitadas".

La entrevista telefónica se realizó después de que Fernández Hasbun y su cliente decidieran abrir las puertas del antiguo casino Royale para que la sociedad en general certificara que sí había salidas de emergencia.

"Abrimos las puertas para demostrar a la gente la verdad. No lo hicimos antes porque apenas hace un mes la PGR nos devolvió el lugar", declaró.

Fernández explicó que la salida al público y los medios fue causada por revuelvo que se originó después de que se removieran las cruces que se encontraban afuera del recinto ubicado en avenida San Jerónimo para iniciar la limpieza del lugar y la cuantificación de los daños.

"No queríamos ser mediáticos. Sin embargo creemos que es necesario dar la cara y explicar lo que realmente pasó ese día.", agregó.

En cuanto al resto de las medidas de seguridad como extinguidores, extractores de humo y capacitación de empleados para casos de emergencia, Fernández aclaró que eso recae en responsabilidad en Raúl Rocha Cantú, administrador del centro de apuestas e inquilino desde 2002 de Carlos Salinas Martínez.

Por otra parte, el abogado se negó a revelar el monto de la renta que recibía por parte de Raúl Rocha Cantú, dueño del casino y quien hasta el momento no ha declarado a las autoridades en torno al caso, ni realizado algún acto público.