16 de enero de 2013 / 01:51 a.m.

Presuntos integrantes del crimen organizado pidieron a los habitantes de la comunidad de Tierra Blanca la entrega de mujeres como forma de tributo.

Guerrero • Empresarios de la cabecera municipal de Ometepec y habitantes de la comunidad de Tierra Blanca instalaron retenes en sus principales entradas para repeler la acción de los grupos del crimen organizado, que además de cobrar el derecho de piso comenzaron a pedir la entrega de mujeres como forma de tributo.

El primer brote de inconformidad armada en Ometepec -municipio del que es originario el gobernador Ángel Aguirre Rivero- se registró en la comunidad de Tierra Blanca, donde los habitantes cuentan con pocas armas de fuego, pero tienen machetes, palos, piedras y el valor para defender a sus mujeres e hijas.

Eduardo Montaño Salinas, ex alcalde de Ometepec y diputado local del PRI, confirmó que desde el fin de semana en la comunidad de Tierra Blanca los habitantes instalaron retenes y barricadas en sus principales accesos.

La razón: un grupo de delincuentes ordenó la entrega de las mujeres jóvenes para su disfrute personal, de lo contrario los supuestos sicarios matarían a todos los integrantes de las familias.

En el primer puesto de revisión que se colocó en este municipio que se ubica sobre la carretera federal que va hacia Pinotepa Nacional la pobreza de los lugareños evidente, pues contaban con pocas armas y casi la totalidad tenía en sus manos piedras y palos para defenderse.

El propio Montaño Salinas dio a conocer que aproximadamente a las 10 de la mañana del lunes 15 de enero un grupo de ciudadanos instaló retenes en las dos entradas principales de Ometepec.

Comentó que este grupo no pertenece a la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG), pero que desde hace varias semanas ya se tenía el rumor de que grupos de ganaderos, empresarios y habitantes de colonias populares se organizaban para expulsar a los delincuentes que operan en la zona.

“Esto ya se desencadenó y debemos hacer lo necesario para evitar que haya en Guerrero un efecto dominó, en el que toda la población decida armarse contra la delincuencia”, destacó.

El integrante de la fracción parlamentaria del PRI señaló que la petición de mujeres quedó confirmada en el caso de Tierra Blanca, pero no descartó que ese tipo de demandas de parte del crimen ocurra en otras partes de la Montaña y Costa Chica, de ahí el coraje con el que reaccionaron varios pueblos.

"Los retenes en Ometepec comenzaron por la mañana, ya se había escuchado por ahí que había reuniones de parte de empresarios y gente que estaba cansada de esta problemática, gente que busca la manera de resolver este problema", apuntó.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN