23 de abril de 2013 / 05:24 p.m.

Oaxaca • La asamblea plenaria de la sección 28 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social (SNTSS), determinó desincorporar en definitiva de su padrón de atención general a más de 700 mil oaxaqueñas, dejando su tutela a las autoridades locales, debido a que jamás se cumplió con el pago del convenio de contraprestación suscrito con el Seguro Popular que supera los mil 500 millones de pesos.

El líder del gremio Hugo Sarmiento Jiménez, indicó que con tal determinación, se inicia el retiro de más de 123 camas que estaban distribuidas en los diferentes hospitales rurales del denominado programa IMSS-Oportunidades y se acorta la hora del servicio del personal médico a solo 8 horas.

Precisó que será ahora responsabilidad de la Secretaría de Salud estatal, atender a este segmento población, la mayor parte gente de bajos ingresos y marginados.

“Estos grupos de alta marginación, estaban siendo atendidos en el sistema del IMSS Oportunidades, pero al no existir ningún convenio, ni pago se optó por no atenderlos, ahora responsabilidad de los municipios, el estado y la federación ofrecerlos servicios médicos”, precisó.

Aceptó, que el adeudo existente, por parte del gobierno estatal, fue provocado por el término del convenio del programa IMSS-Oportunidades, y para saldarlo el gobierno estatal ha ofrecido solo aportar 40 millones de pesos, lo que implicaría aportar menos de 10 pesos por usuario.

Sin embargo, consideró que se requiere que el gobierno estatal, aporte poco más de mil 500 millones pesos para los próximos tres años, para que cada año haya aportaciones al régimen de poco menos de 360 millones, que implicaría una aportación de 51 pesos por usuario cuanto mínimo.

Dejó claro que la lucha iniciada por la sección 28 del SNTSS no fue intransigente, fue a favor de la defensa de los derechos laborales de los trabajadores, que en este caso estaban siendo explotados.

Tal gremio, realizó el lunes su cuarto paro de labores que dejó sin atención a un millón 400 mil oaxaqueños. La suspensión de actividades duro 12 horas, inició poco después de las 8:00 de la mañana y concluyo a las 18:00 horas.

La delegación estatal del IMSS, minimizó la protesta y dijo que no se dañaron los servicios de urgencias y hospitalización con la manifestación.

ÓSCAR RODRÍGUEZ