24 de julio de 2013 / 02:00 a.m.

Tepoztlán • Alrededor de 200 comuneros y activistas que se oponen a la ampliación de la autopista Tepoztlán-Cuautla, bloquearon de forma intermitente, por más de cinco horas, esta vía de comunicación en protesta por los intentos de llevar la obra por terrenos comunales y de cultivo, advertidos como "zonas prohibidas", lo que mantiene latente el conflicto y las probabilidades de un enfrentamiento con los cuerpos policiacos.

El conflicto, derivado hace meses por el inicio de las obras de ampliación de la carretera a cuatro carriles, tuvo un nuevo episodio este lunes cuando los activistas y comuneros inconformes formaron un “cerco humano” para impedir que la empresa TRADECO abriera brecha en terrenos de cultivo y comunales debido a que la constructora violaría espacios no considerados en el proyecto original.

Cuestionado por algunos grupos de ambientalistas y organizaciones sociales que consideran que la obra no sólo afectará la zona, sino también impactará a la comunidad.

Al amanecer del martes, autoridades del estado de Morelos enviaron elementos del grupo de antimotines de la Policía Preventiva Estatal con el fin de resguardar a los trabajadores de la empresa.

El envío oficial también incluyó algunos funcionarios menores que trataron de entablar una mesa de diálogo con los activistas, que en todo momento se negaron a platicar tras acusar al gobernador Graco Ramírez, de haber traicionado a los movimientos de izquierda a los habitantes de Tepoztlán.

Cerca de las 10:00 horas, los elementos policiacos replegaron sin violencia a los activistas, que debieron ceder más de cien metros de terreno, y aún cuando ambas partes manifestaron su decisión de no impulsar actos violentos, el grupo aglutinado en el Frente Pro Defensa de Tepoztlán, iniciaron el bloqueo intermitente del tránsito de la vía carretera a la altura del kilómetro 16, mientras que otro grupo se manifestaba en la caseta de cobro ubicada algunos kilómetros adelante.

Mujeres y hombres, con mantas y algunos de ellos con el rostro cubierto, cerraban el paso a todo vehículo durante varios minutos, cada media hora, lo que generó un importante tráfico en ambos sentidos de la vía, lo cual provocó la inconformidad y molestia de los automovilistas, que a su paso recriminaban e insultaban a la protesta.

Cerca de las tres de la tarde, el grupo que lideraba el bloqueo, determinó el retiro del contingente y advirtió a los policías antimotines presentes su "obligación de estar con el pueblo, no con los pendejos del Gobierno", por lo que los exhortaron a no obedecer cualquier orden que implique agredir a los pobladores ni a los activistas.

El bloqueo fue retirado, sin embargo, este miércoles podrían recrudecerse las acciones ante la posibilidad de que la empresa decida ingresar a la “zona vedada”, misma que quedó bajo vigilancia del "campamento permanente" Emiliano Zapata ubicado a unos metros del lugar de los hechos.

DAVID MONROY