ROGELIO AGUSTÍN
12 de abril de 2013 / 08:43 p.m.

Chilpancingo • Después de siete horas de mantener cerradas las principales tiendas departamentales de Chilpancingo, el magisterio disidente fue replegado por elementos de la policía del estado, quienes estaban habilitados con equipo anti motines.

En punto de las 14:30 horas, el secretario de Seguridad Pública Estatal, Guillermo Jiménez Padilla, se hizo acompañar por ciento de policías del estado, que se formaron sobre las vialidades del Río Huacapa, en el costado del Palacio de Gobierno y se aproximo a un grupo de 200 profesores que mantenían cerrada la sucursal de Soriana.

Dialogó con los dirigentes del contingente y los invitó a retirarse pacíficamente del lugar. La respuesta de los maestro fue positiva, y solo pidieron que los policías se recorrieran hacía las aceras para que ellos pudieran regresar a su campamento sin protagonizar ninguna confrontación.

Cuando los maestros comenzaron a caminar, lanzaron consignas en las que reprocharon que contra ellos se utilice la fuerza pública, pero que se tolere la operación impune de grupos del crimen organizado en la ciudad.

El secretario Jiménez Padilla anticipó que la misma operación se desarrollaría en por lo menos otros cinco negocios que hasta las 15:00 horas se mantenían bajo el control de los profesores.