8 de enero de 2013 / 02:34 p.m.

Monterrey  Las cruces, mantas y otras ofrendas que familiares de las víctimas del Casino Royale colocaron a manera de homenaje tras la tragedia fueron retiradas de la malla que delimita el acceso al inmueble.

La mañana de este lunes, se dio la noticia que indignó a los familiares. Samara Pérez, quien ha tomado la voz de algunos familiares, acudió inmediatamente afuera del local, ubicado sobre la avenida San Jerónimo del municipio de Monterrey.

Al observar que las cruces de madera, con los nombres de cada una de las víctimas, estaban tiradas en una de las rampas de acceso de lo que fue la casa de apuestas, se dirigió a buscar al encargado del predio para pedir alguna explicación.

El hombre, a quien identificó como Alejandro, se encontraba en uno de los accesos con los guardias del edificio contiguo al casino Royale, sin embargo al ver que ella se aproximaba, se fue corriendo sin dar oportunidad al diálogo.

“Si el predio fue liberado, entiendo que tiene dueño, pero ese dueño debe tener cuando menos respeto y entregarnos las cruces de nuestros familiares”, señaló.

Hace unas semanas, Samara Pérez fue al casino para buscar a la misma persona para pedir información acerca de la liberación del predio, sin embargo los encargados del lugar llamaron a la Policía de Monterrey, que envió seis patrullas para custodiar el lugar.

Tras la insistencia de la mujer, los guardias accedieron a entregarle las cruces y fotografías, cuestionándole si las quería todas.

“Entregan las cruces por la parte de abajo, como si hubieran muerto animales, no personas; tenemos primero, la falta de respeto de que las hayan quitado, y luego que hagan esta barbarie. Son seres humanos, eran nuestros hijos, madres, padres, no es posible que actúen así, dónde está la humanidad de la gente, dónde está la humanidad de las personas.

“Inicia un nuevo año e inicia otra vez haciéndonos daño, pisoteándonos”, señaló.

Ante tal hecho, Samara Pérez aseguró que solicitarían el apoyo de la CEDH, pues lo único que piden es que se respete su dolor.

Por otro lado, el dueño del casino Royale, Raúl Rocha Cantú, se deslindó del retiro de las cruces y fotografías de las víctimas por el atentado al centro de apuestas, y dijo, a través de su abogado Juan Gómez Jayme, que eso fue competencia del dueño del inmueble que él rentaba para el centro de entretenimiento.

La Procuraduría de Justicia investiga si el retiro de cruces y recuerdos de la tragedia en el casino Royale fue una violación al resguardo del inmueble, informó el vocero de Seguridad en el estado, Jorge Domene Zambrano.

“Si hubiese alguna responsabilidad de alguien, que es lo que se está averiguando, actuar en consecuencia; sin embargo sabemos que el inmueble sigue estando en propiedad o asegurado por PGR y esto limita la acción hacia dentro del inmueble”, indicó.

— SANDRA GONZÁLEZ Y LUIS GARCÍA