16 de mayo de 2013 / 12:58 p.m.

Monterrey • La administración municipal de Monterrey cortó ayer por la madrugada una protesta pacífica que mantenían comerciantes informales, mediante un retiro que, a decir de los afectados, fue con lujo de violencia.

Portando armas largas, además de utilizar capuchas, elementos de la Policía de Monterrey provocaron la retirada de los vendedores, que realizaban una huelga de hambre en los bajos del Palacio Municipal a retirarse.

Fue poco después de la una y media de la madrugada cuando llegaron los uniformados a bordo de varias granaderas, y luego de encañonar a las mujeres y comerciantes que se encontraban en este lugar, los desalojaron, llevándose detenido a Joel Vázquez Soto, uno de los manifestantes.

Dos horas después, Vázquez Soto fue dejado en libertad y denunció públicamente que había sido despojado de sus pertenencias como cartera, teléfono celular y dinero en efectivo, entre otras cosas, luego de amenazarlo de muerte y golpearlo mientras lo paseaban por diferentes puntos de la ciudad en una granadera, señalando que en ningún momento los policías se quitaron la capucha que les cubría el rostro.

“"Nos amagaron con las armas largas, iban encapuchados y eran como 70, nos tiraron al piso y nos golpearon, había un niño, y la mayoría son mujeres. Teníamos una protesta pacífica, porque queremos que la alcaldesa Margarita Arrellanes nos atienda, pero fueron represivos y hasta nos amenazaron de muerte para quitarnos de ahí, de los bajos del Palacio"” dijo en entrevista Joel Vázquez Soto.

Una vez que fue liberado por los policías de Monterrey, Vázquez Soto acudió con un grupo de comerciantes hasta el Congreso del Estado para asentar una queja por los hechos ocurridos, pero sólo encontraron a los oficiales que hacen guardia y resguardan el edificio.

Por su parte, Olga Mireya Quiroz Ruiz, una de las comerciantes afectadas, dijo que vivió momentos de verdadero pánico cuando los oficiales las encañonaron porque pensó que les iban a disparar.

“"A uno de los compañeros le pusieron el arma en la cabeza y le dijeron que no corriera porque le iban a disparar, y nos asustaron, éramos casi puras mujeres y teníamos a un niño ahí, que es hijo de una compañera, pero sí nos amenazaron bien feo"”, señaló Quiroz Ruiz.

Por su parte, la secretaria del Ayuntamiento de Monterrey, Sandra Pámanes Ortiz, aseguró que los policías actuaron con respeto al desalojar a los comerciantes de los bajos del Palacio Municipal durante la madrugada del miércoles.

Esto, luego de la queja de los afectados que denunciaron públicamente maltrato por parte de los uniformados que los rodearon y los desalojaron cuando se encontraban dormidos en la planta baja del Palacio.

“"Los elementos hicieron lo propio siempre de manera pacífica, siempre con una invitación a que pudieran retirarse. Nos preocupaba las inclemencias del tiempo, sabíamos que había niños, hasta la tercera ocasión que los invitamos a retirarse.

“"Pero en ningún momento recurrimos a un exceso, les dimos la instrucción de jamás actuar de una manera agresiva en contra de las personas"”, mencionó.

La funcionaria señaló que se pidió a los comerciantes retirarse para seguridad de ellos, aunado a que, al intentar dialogar, el coordinador del grupo, Joel Vázquez, se mostró agresivo y temían que la situación se saliera de control.

“"Alrededor de medianoche seguíamos en diálogo, ya era un grupo más reducido, eran alrededor de siete personas, dialogamos con ellos, hubo una agresión por parte del asesor del grupo de ellos, y detectamos a personas con aliento alcohólico dentro del grupo y fue cuando solicitamos el apoyo para evitar cualquier situación"”, mencionó.

Pámanes dijo que si existe alguna queja por parte de los comerciantes, pueden acudir a poner su denuncia y se le dará seguimiento.

Hizo un llamado a los comerciantes para que no se dejen influenciar por personas que no tienen que ver con este negocio.

“"A muchos de ellos ni siquiera forman parte, más bien eran personas que provenían de otras colonias; yo quisiera hacer un llamado a los comerciantes informales, que están legítimamente buscando su derecho, que no se dejen manipular por otros intereses.

“"Cuando encontramos un grupo reducido, nos acercamos y pedimos sus datos; no quisieron identificarse, queríamos saber dónde habían estado ubicados y qué vendían para ayudarlos y nunca aceptaron; yo, sin información, no puedo tomar decisiones, entonces es el doble juego al que nos enfrentamos"”, señaló Pámanes.

Deja precedente

Tradicionalmente las plazas públicas e incluso los bajos del Palacio Municipal se han utilizado para realizar manifestaciones o protestas pacíficas, principalmente contra algún tipo de autoridad.

En la historia reciente de Nuevo León han sido muy pocas las ocasiones en que alguna administración, ya sea estatal o municipal, ha procedido con un desalojo con la fuerza pública de una protesta de este tipo.

Según los comerciantes, fueron encañonados y amenazados por los elementos de la Policía de Monterrey, quienes además se presentaron portando capuchas.

Versiones encontradas sobre supuesto acuerdo

Mientras que el municipio de Monterrey anunció que llegaron a un acuerdo con los comerciantes informales de la plaza comercial Morelos para reinstalarse en las calles transversales a esta zona peatonal, un grupo de oferentes lo rechazó.

La secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes Ortiz, comentó que llegaron a un convenio con los vendedores, quienes aceptan ya no realizar protestas a cambio de ubicarse en este sitio por más de un mes, mientras se les define su reinstalación definitiva en algún punto del primer cuadro de la ciudad.

“"El día de hoy hace unos momentos, después del diálogo que hemos estado manteniendo y hemos sostenido con los comerciantes directamente, hemos llegado ya a la conclusión que se respeta el acuerdo que se sostuvo hace aproximadamente un mes en el que ellos no se instalarán sobre la calle Morelos y sí tomarán sus posiciones o los espacios que se les habían proporcionado en las transversales"”, dijo.

Aclaró que no darán más autorizaciones para instalarse en las entrecalles, adicionales a las 64 que ya habían otorgado.

En tanto, comerciantes que fueron desalojados rechazaron que exista un acuerdo, como lo dijo la secretaria del Ayuntamiento.

Ricardo Alanís y Agustín Martínez/Monterrey

Acción desata show político

La alcaldesa de Monterrey estuvo presente este miércoles en el Congreso…

Una solicitud de la bancada local del PRI para que la CEDH investigue el caso del desalojo de comerciantes del Palacio Municipal causó una discusión en el Pleno que concluyó con el diputado Enrique Barrios repartiendo vasos y lonas con la imagen de la alcaldesa Margarita Arellanes, y afirmando que los priistas “ya sienten pasos para el 2015”.

En el Pleno, el PRI dio la primera provocación: “"exhortar a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para que investigue el desalojo de los comerciantes"”, dijo desde la tribuna el diputado José Juan Guajardo; “"es ley mordaza”.

“"En este vaso sí se bebe buena agua"”, esbozó el diputado local del PAN, Enrique Barrios, al subir a la tribuna del Congreso bebiendo el vital líquido para rechazar la petición priista y resumir su postura en tono amenazante: “"ya sienten pasos señores, estamos ya bien cerquita, a unos pasos atrás de ustedes"”.

La molestia de los diputados priistas creció cuando Barrios Rodríguez pasó por cada curul repartiendo vasos con la imagen de la alcaldesa de Monterrey y posteriormente desplegó una manta de la campaña electoral 2012 con la imagen de la edil.

El líder de la bancada del PRI, Édgar Romo, pidió respeto al Pleno y aseguró que con la acción del legislador albiazul se estaban violando las leyes electorales; pidió al presidente del Congreso actuar ante tal delito.

Sin embargo, Jesús Hurtado señaló que se trata de propaganda de las campañas de hace un año, por lo que si el PRI sentía que se promocionaba a Arellanes a la gubernatura es porque los mismos priistas “"la están destapando"”.

Al final, los 14 votos de los diputados priistas y los dos del PT y el diputado independiente Érick Godar Ureña, fueron insuficientes para superar a los 20 votos panistas, por lo que el exhorto se rechazó.

ALBERTO VÁSQUEZ Y ZYNTIA VANEGAS