2 de julio de 2013 / 10:08 p.m.

Nezahualcóyotl • Los saleros serán retirados de las mesas de los restaurantes grandes, medianos y pequeños del municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, así como de las cocinas económicas, loncherías y puestos de mercados que expenden alimentos, para que los comensales dejen la costumbre de incorporar sal a la comida antes de probarla.

Asimismo, autoridades locales realizan una campaña de difusión sobre los daños que causa a la salud de las personas el consumo excesivo de sal, como insuficiencia cardiaca, enfermedad vascular periférica o insuficiencia renal.

El alcalde Juan Zepeda Hernández explicó que personal de la Dirección de Desarrollo Social se ha acercado a las cadenas restauranteras para proponerles que retiren los saleros de las mesas de sus establecimientos, para que los comensales empiecen a dejar la costumbre de incorporar sal a sus alimentos antes de probarlos.

Asimismo, indicó, se puso en marcha una campaña contra la hipertensión, la cual contempla acciones de concientización de la población, para hacerle saber los males que acarrea el exceso en el consumo de sal. Para ello, dijo, se colocarán en los establecimientos carteles en los que se informa que consumir sal en demasía es perjudicial para la salud.

Detalló que la campaña de difusión por medio de carteles y volantes no sólo se hará con grandes restaurantes, sino también en la pequeña y mediana industria, en cocinas económicas, loncherías y mercados que están en los alrededores de centros laborales, que son la fuente de consumo de la población trabajadora.

Precisó que los habitantes de municipio padecen problemas de presión arterial alta cada vez más jóvenes. Antes era a partir de los 40 años y hoy el promedio de edad ha bajado a 30 años, por el tipo de alimentación que consumen las personas. Incluso, dijo que en ocasiones antes de esa edad se inicia con problemas de presión arterial, situación es igual en mujeres y hombres.

Refirió que este padecimiento deriva en enfermedades como insuficiencia renal y cardiaca, es por ello que actualmente mucha gente joven, de entre 20 y 30 años, muere a consecuencia de un infarto.

En cuanto a la población infantil, precisó, el consumo excesivo de sal y grasas conlleva a problemas de sobrepeso e hipertensión, mientras que en las mujeres pueden llegar a padecer presión alta a raíz de un embarazo, por lo que es importante que lleven una dieta baja en sales, para evitar caer en problemáticas como la preeclampsia o eclampsia, donde algunos de sus síntomas son dolor de cabeza, hinchazón de pies y manos y en muchas ocasiones les provoca una convulsión.

Anunció que en breve se iniciarán charlas en las diversas colonias del municipio para enrolar a los padres de familia en estas acciones de prevención, en las que se les enseñará a comer sano y cómo pueden ir modificando malos hábitos alimenticios, para mantener sana a su familia y a ellos mismos.

HERIBERTO SANTOS BAHENA