28 de octubre de 2013 / 04:17 p.m.

Monterrey.- Tres personas sin vida fue el saldo de un aparatoso accidente ocurrido la tarde de este domingo en la carretera Nacional a la altura del C5.

Eran alrededor de las 16:30 horas cuando un vehículo Ford Focus, matrícula SLE-849 de Nuevo León,  se disponía a retornarse a la altura de la colonia Privada la Herradura, en dirección al municipios de Santiago, cuando al parecer el conductor no se percató del exceso de velocidad de una camioneta Audi Q7, por lo que se produjo el choque y esta última arrastró varios metros al auto de color negro.

Tras esto, el vehículo compacto se estrelló con una barda de una tienda de conveniencias donde una de sus tripulantes salió proyectada y perdió la vida; la dama fue identificada como Jazmín Silva Escamilla, de 25 años de edad, quien quedó tendida en un charco de sangre.

Mientras que en el interior del carro quedaron los padres de Jazmín,  identificados como José Elisandro Silva, de 54 años -quien era el conductor-, así como la señora Blanca Aracely Escamilla, de 48 años, todos con domicilio en la comunidad de San Pedro, en el municipio de Santiago.

El accidente movilizó a los cuerpos de socorro de la Cruz Verde y Roja, así como a elementos de Fuerza Civil, Protección Civil, Bomberos y policías federales.

Tras los hechos, el conductor de la camioneta Audi, matrícula SRL-9826 del estado, identificado como Bernardo Martínez Ramos, de 28 años, fue detenido y puesto a disposición de la Policía Federal Preventiva División Caminos  para deslindar responsabilidades. A decir de algunos uniformados de seguridad, el hombre no presentaba aliento alcohólico.

La zona del accidente, fue acordonada por las autoridades de seguridad.

El trabajo por parte de los elementos presentes se vio demorado hasta por casi tres horas, ya que el agente del ministerio público arribó al lugar cerca de las 18:00 horas, por lo que nadie podía sacar los cuerpos que se encontraban prensados en el auto.

En los alrededores del mismo, se encontraban algunas bolsas de dama, además de manchas de sangre.

Algunos trabajadores de una gasolinera que se encuentra cerca del lugar, quienes presenciaron el hecho, comentaron que alcanzaron a escuchar cuando una de las mujeres le gritó al conductor del automóvil que tuviera cuidado, pues iban a chocar.

Incluso algunas trabajadoras de la tienda de conveniencia se dijeron asombradas por el fuerte impacto y por la presencia de una gran cantidad de corporaciones policiacas y de socorro.

La vialidad se vio trastocada por casi tres horas, ya que fue necesario cerrar el carril de baja velocidad por más de 80 metros.

Cuando circulaba por la zona, un sacerdote legionario de cristo, del seminario de Santiago, se percató del accidente, por lo que descendió de su vehículo y se acercó a los cuerpos para orar por los mismos.

También una pareja arribó al lugar, pues pensaron que las víctimas eran sus familiares, pero los policías les dieron a conocer las identidades y descartaron dicha posibilidad.

Fue hasta las 19:00 horas, cuando al equipo de rescate de la Cruz Roja, se le permitió iniciar los trabajos para sacar los cuerpos del auto compacto; primeramente sacaron a Blanca Aracely y posteriormente a José Elisandro.

Los tres cuerpos fueron trasladados por una unidad del servicio médico forense al Anfiteatro Universitario para realizarles la autopsia de ley.

Al lugar acudieron vecinos del sector quienes apreciaron el trabajo de los elementos de Cruz Roja, quienes usaron equipo especial para sacar de los fierros retorcidos a los hoy occisos.

Marilú Oviedo