SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS
10 de junio de 2013 / 11:26 p.m.

Monterrey.- • La Secretaría de Salud de Nuevo León culpó a la administración del expresidente Felipe Calderón Hinojosa del retraso en la construcción del Hospital General de Linares que se prevé empiece a funcionar en cuatro meses.

El director de hospitales de la SSNL, Marco Aníbal Rodríguez Vargas, informó que la segunda etapa de la obra, que consiste en la ampliación del área de urgencias y áreas administrativas, comenzará en poco tiempo y que el equipamiento ya está asegurado.

Esto requiere una inversión de 29 millones de pesos, los cuales ya están asegurados por las autoridades federales, declaró el funcionario. De esta cifra, alrededor de 10 millones de pesos corresponden al equipamiento y el resto a la construcción.

"Se ha cumplido con los tiempos, tenemos un retraso en función de algunos problema administrativos que se dieron principalmente en relación con la administración pasada, pero esto ya está resuelto, el gobernador ha sido muy preciso en gestionar los recursos, ya los tenemos disponibles estaremos a punto de salir en la licitación de la construcción y calculamos que en cuatro meses daremos atención, tenemos también equipo ya adquirido y completaremos el resto del equipamiento en los próximos dos meses", señaló.

El hospital que actualmente opera en el municipio de Linares atiende 800 nacimientos anuales aproximadamente, mil 500 cirugías, 35 mil atenciones en urgencias y 30 mil consultas de especialidad, cifra que esperan duplicar con la apertura del nuevo nosocomio.

A decir de las autoridades en materia de salud, habrá 32 camas de hospitalización, cuando actualmente existen 18.

"Traemos un equipamiento completo, moderno y de alta tecnología que vamos a poner al servicio de la población de Linares y de los municipios aledaños, viene aparejado también la ampliación y remodelación del servicio de urgencias", mencionó.

La Secretaría de Salud en Nuevo León pretende que con este hospital y el de Montemorelos, los habitantes de la región citrícola no tengan que trasladarse hasta el área metropolitana de Monterrey para ser atendidos.

Sin embargo, aunque la población esperaba este inmueble desde hace tiempo, las autoridades aseguran que los tiempos van conforme lo programado.