7 de junio de 2013 / 02:07 a.m.

El ex presidente compactó los tiempos para hacer la transición analógica en 2015, lo que obligó a que la federación destine hoy recursos para comprar los decodificadores.

 

Ciudad de México • El presidente del Instituto del Derecho de las Telecomunicaciones (IDET), Gerardo Soria, aclaró que desde el decreto de 2004 emitido por el ex presidente Vicente Fox, se estipuló que el gobierno federal tenía que emitir la Norma Oficial para terminar con la venta de las televisiones análogas, a fin de dar tiempo de que los consumidores pudieran haber comprado ya sus nuevos aparatos digitales para 2021, cuando inicialmente se daría el "apagón tecnológico".

Sin embargo, el ex presidente Felipe Calderón compactó los tiempos para hacer la transición analógica en 2015, lo que obligó a que la federación destine hoy recursos para comprar los decodificadores, y retrasó la emisión de la NOM.

El investigador dijo que si en el sexenio pasado se hubiera prohibido la venta de televisiones analógicas, "el día de hoy la penetración de televisiones digitales sería infinitamente más alta que la tenemos el día de hoy y el problema en Tijuana fue precisamente que no hay penetración de televisiones digitales".

En entrevista, Soria Gutiérrez indicó que cuando se emitió el decreto por el expresidente Fox en 2004, se hicieron estudios económicos y sociológicos de la situación económica de los mexicanos y debido a su escaso poder adquisitivo se determinó llevar el apagón analógico hasta el 2021, para dar tiempo a que los usuarios pudieran haber cambiado sus televisores.

"Lo que es verdaderamente aterrador es que esto se haya previsto desde 2004 y no se haya resuelto nada. Entonces, en el juego de culpas en donde todo mundo se está aventando la culpa, el único culpable es el gobierno de Felipe Calderón, que no hizo lo que tenía que hacer durante los seis años, que era prohibir la venta de televisores analógicos para que la gente comprara televisores digitales y nos va a salir en una fortuna llenar de codificadores y antenas todo el país una fortuna", explicó el abogado.

Al agregar que en el decreto de 2004 no se previó que el Estado se hiciera cargo del gasto, pero a Calderón "no le gustó la fecha de 2021 y comprimió todo el calendario hasta el 2015 para, coincidentemente, repartir televisión o decodificadores antes de las elecciones presidenciales de 2012".

Soria agregó que para el apagón de este año en algunas ciudades del país, empezando por Tijuana, tampoco se contemplaron recursos en el presupuesto, por lo que se tomaron del Fondo de Cobertura Social, que estaban destinados para telefonía e internet, no para repartir decodificadores y antenas.

"Esa partida la utilizaron para lo de Tijuana y creo que quedan mil y tantos millones de pesos que piensan usar para las otras ciudades de la frontera que vienen en noviembre, inclusive Monterrey, pero ahí se les acaba el dinero y ya no hay más", indicó Soria.

ANGÉLICA MERCADO, IVÁN VILLAVICENCIO Y OMAR BRITO