13 de septiembre de 2013 / 02:15 a.m.

Oaxaca • En un plazo de 60 días, unas 200 familias de desplazados triquis, -unas 135 con medidas cautelares dictadas a su favor por parte de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) -, serían reubicados en un zona neutral.

Después de cuatro años de haber sido desplazados por un grupo paramilitar de la comunidad indígena de San Juan Copala y permanecer alojados en la intemperie en los pasillos del palacio de gobierno, que se localiza en el Centro Histórico de esta Ciudad.

Mariana Flores López y Braulio Hernández, representantes de un grupo de desplazados triquis, confirmaron que aceptaron la oferta que les hizo el gobierno de Gabino Cué para reubicarlos en una zona segura, en el municipio de Santiago Juxtlahuaca, cerca de la zona del conflicto triqui.

“Hemos sostenido una reunión con el secretario general de Gobierno, Alfonso Gómez Sandoval, quien no ha ofrecido una reubicación segura en un municipio cercano a nuestro pueblo”.

“Estamos a la espera que se haga la negociación de compra venta del terreno, donde se tendrán que construir nuestras viviendas y las escuelas de nuestros hijos, quienes recibirán becas y nuestras familia proyectos productivos que les permitan reiniciar su vida en paz y armonía”.

La indígena dijo “la reubicación en esta zona sería temporal en lo que se generan las condiciones en San Juan Copala para recuperar sus terrenos y viviendas que abandonaron tras sus destierro”.

Antes, el grupo de desplazados se desligó del grupo que pretendió manipular su movimiento para chantajear al gobierno de Gabino Cué y obtener beneficios de lucro personal, y que está representado por la indígena Lorena Merino y la familia Ramírez García quien vive y radica en la Ciudad de México desde hace 30 años.

"Este grupo pretende solo infiltrarnos y dividirnos para obtener beneficios propios y de recursos económicos", acusó.

Asimismo acusó a Lorena Merino de haber obtenido bajo engañados diversos apoyos del gobierno federal que jamás hizo entregar a los verdaderos beneficiarios.

Incluso la señalo de haber exigido 120 mil pesos por familia al gobierno estatal para retirar el plantón que mantiene el palacio de gobierno con motivo de los festejos patrios.

ABANDONAN PLANTON DE PASILLO DE PALACIO

En tanto, el otro grupo de desplazados de San Juan Copala que se encontraba en palacio de gobierno, aceptó un repliegue y se retiró del sitio, con motivo de los festejos patrios

En el 2010, unas 350 familias triquis de San Juan Copala abandonaron su territorio ante la violencia en la zona, instalándose en el Zócalo, donde después se fracturaron en tres grupos que dirigen Lorena Merino, Mariana Flores y Reyna Martínez Flores.

OSCAR RODRÍGUEZ