22 de febrero de 2013 / 02:46 p.m.

El Implanc acepta el regreso de bares y discotecas al Barrio Antiguo, siempre y cuando no sean los giros predominantes; ello choca con las intenciones manifiestas de la alcaldesa.

 

Monterrey.-• El Instituto Municipal de Planeación y Convivencia (Implanc) abrió las puertas a la operación de antros y bares en la regeneración del Barrio Antiguo, pero mediante un esquema ordenado en el que este giro no sea el predominante.

Gabriel Todd, director general del organismo, sostuvo que en todas las grandes ciudades del mundo rige la diversidad, y precisó que en el caso de Monterrey se busca una mezcla de usos de suelo que atraiga a todos los sectores de la población.

“"Soy de la idea (que) no debe de ninguna manera convertirse para nada en lo que fue antes, en donde prevalecía un solo uso de suelo, básicamente. Eso es lo que hace daño. La diversidad ordenada, la experiencia diferente del espacio público, el buscar un restaurante, el buscar una galería de arte, el buscar sentarte a lo mejor en una barra a convivir y platicar es parte de la experiencia de un Barrio Antiguo mundial"”, refirió el funcionario.

La postura de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes Cervantes, ha sido la de evitar la proliferación de antros y bares en este sector. Al cuestionársele al inicio de su gestión sobre algún plan referente a la zona, dijo que se presentaría uno, pero exento de negocios con permiso de venta.

Días después la garantizó que no renovaría ninguna licencia.

La concepción del plan municipal es que las calles empedradas de la otrora zona de antros y bares tenga una acentuación en materia cultural, para lo cual se preparan algunos proyectos que catapulten al Barrio Antiguo a esta categoría, que de momento se mantienen bajo reserva.

“"Tenemos un esfuerzo muy importante sobre aspectos culturales que pretendemos instalar en el Barrio Antiguo en los próximos meses, es decir, sí hay un enfoque hacia la cultura, pero en los usos mixtos del suelo pueden convivir de manera ordenada muchos giros, eso dependerá de las circunstancias del momento y la viabilidad económica de cada giro"”, comentó Gabriel Todd.

El censo de negocios con venta de alcohol en dicho sector del primer cuadro se encuentra en poder de la Secretaría de Desarrollo Urbano, a cargo de Brenda Sánchez, que a final de cuentas propondrá al Cabildo regio la mejor opción de usos de suelo para el proyecto.

“De acuerdo a las atribuciones legales, son una atribución del Ayuntamiento, que en este caso está trabajando con un convenio con Gobierno del Estado y ellos podrán ver las particularidades. Yo lo que te puedo decir o recomendaría es una diversidad sana: mientras haya un poquito de todo con un acento específico en la convivencia, en la cultura, vamos a estar bien”, expresó.

Ayer, MILENIO Monterrey dio a conocer que el Gobierno del Estado inició pláticas con propietarios de antros para integrarlos al proyecto de regeneración en una calle específica que las autoridades no han revelado hasta el momento.

¿Cambio de opinión?

El 29 de noviembre de 2012, Margarita Arellanes dijo a MILENIO Monterrey que el municipio rechazaría todas las peticiones de venta de alcohol que se presenten, además de que bloquearían los intentos de quienes buscaran refrendar dichas licencias.

¿En este caso ya no darían ustedes vistos buenos?

“"No, para ese lugar (el Barrio Antiguo) no".

Semanas antes, el 11 de noviembre, la alcaldesa aseguró que el rescate del Barrio Antiguo descartaba por completo la venta de alcohol.

“"Ya lo estamos trabajando, es un proyecto, pero que es meramente buscar que el Barrio Antiguo recobre esa vocación, pero cultural. Nunca más volver a tener ahí venta de alcohol, porque (...) así como tuvimos la experiencia del río Santa Catarina, que no podemos volver a poner obstáculos que impidan el cauce natural del río, en el Barrio Antiguo no podemos volver a darle una vocación que (...) afecte el buen funcionamiento de la comunidad del centro".

LUIS GARCÍA