2 de marzo de 2013 / 09:20 p.m.

El nuevo jefe antirracismo de la FIFA dijo que hablará con algunos futbolistas que han incurrido en ese delito en las canchas, y tiene planes de implementar sanciones más severas tras alegar que las víctimas han sido defraudas por las autoridades del fútbol.

Tras una serie de casos de racismo entre jugadores e hinchas, el presidente de la FIFA Joseph Blatter nombró al líder de la CONCACAF, Jeffrey Webb, para dirigir un grupo encargado de lidiar con el problema.

"Llevamos bastante tiempo hablando (sobre racismo) en el fútbol, y no creo que estemos respaldando a los jugadores", comentó Webb el sábado. "No creo que hayamos implementado en las sanciones adecuadas para respaldarlos. Es una burla que estemos en esta situación".

Algunas sanciones impuestas por la FIFA han sido consideradas como poco severas. El organismo multó a Bulgaria y Hungría en enero con 40.000 dólares a cada federación por los cánticos racistas y antisemitas de sus hinchas.

"No creo que las multas económicas sean suficientes en el mundo de ahora para atender el problema", dijo Webb, quien está en Edimburgo para acudir a la reunión del organismo que dicta las reglas del fútbol, la IFAB. "Con el dinero que hay en el fútbol de ahora, creo que es obvio que las multas que se están fijando no están funcionando".

Blatter ha dicho que se necesitan castigos de puntos y descensos como medidas disciplinarias para detener el problema de la discriminación en los partidos.

Las multas más severas por racismo han sido en Inglaterra en el último año. El delantero uruguayo de Liverpool, Luis Suárez, fue suspendido por ocho partidos por insultar al zaguero de Manchester United, Patrice Evra, durante un partido por la liga Premier.

Además, el capitán de Chelsea, John Terry, fue suspendido por cuatro partidos por un incidente con el jugador de Queens Park Rangers, Anton Ferdinand.

Webb tiene planes de viajar a Inglaterra para hablar con los futbolistas, incluyendo a Suárez, Terry, Evra y Ferdinand.

"Me reuniré con el director de la FA, David Bernstein, y visitaré la FA", indicó. "En ese momento también me gustaría reunirme con algunos de los jugadores, quizás tener una mesa redonda para hablar con los jugadores y tener su perspectiva, algunas sugerencias de ellos y aprender de sus experiencias. Obviamente hay varios jugadores que han sido blancos. Pero en realidad nos gustaría escuchar ambas partes".

El grupo dirigido por Webb tendrá al menos seis miembros, y presentará su primer informe en el congreso de la FIFA en mayo.

AP