6 de enero de 2013 / 12:15 a.m.

La venta de juguetes para esta fecha, se incrementa en el centro y sur de la República, mientras que en el norte pasa casi desapercibida.

 

Monterrey.- Hasta el 24 de diciembre los pasillos de la juguetería donde labora don Artemio Ábrego, lucieron tan llenos que llegar a su oficina era todo un reto, esta es de las anécdotas que vivió en Navidad.

A un día de celebrarse a los Reyes Magos, camina tranquilamente por el establecimiento donde el sonido de las cajas registradoras se escucha esporádicamente. La venta de juguetes para esta fecha, se incrementa en el centro y sur de la República mientras que en el norte pasa casi desapercibida.

El director de operaciones y nuevos proyectos de Julio Cepeda Jugueterías, conoce el comportamiento de las ventas en cada una de las fechas donde los niños son los protagonistas, pues cuentan con 44 sucursales en la República.

"Aquí el día 23 de diciembre, tuvimos visitas de entre 80 y 100 mil personas que nos visitaron aquí en la sucursal de Gonzalitos, lo calculamos a través de los tickets y normalmente como es un paseo familiar vienen varias personas", informó.

De acuerdo a la historia de la juguetería, para el 24 de diciembre terminan las ventas aproximadamente a las 22:00 horas, mientras que en los estados del centro y sur, las tiendas permanecen abiertas hasta las 05:00 de la madrugada.

Los abuelos consentidores

En uno de los pasillos, don Gustavo Martínez busca los regalos que sus cuatro nietos le encargaron a los Reyes en una carta depositada en una bota.

Es el segundo desembolso que hizo en menos de 15 días en la compra de juguetes, pero mantener viva la tradición, para el vale la pena.

"También hubo juguetes en navidad. A nosotros nos enseñaron esa costumbre de celebrar a los Reyes Magos y hay que mantenerla. Todos los niños hacen su lista y nos dejan su bota", contó.

Entre los pocos clientes que llegaron a la juguetería este cinco de enero, se encontraba el pequeño Santiago quien a sus siete años, sabe aprovechar las oportunidades pues además del regalo de Navidad, pidió a los Reyes Magos.

"Ando viendo los juguetes a ver qué le pido a los Reyes Magos, ya le dije a mi papá que hagamos la rosca, les pedí que me trajeran un dinosaurio… es doble regalo en menos de un mes", refirió.

Cambian las costumbres pero juguetes permanecen

Los juguetes tradicionales no desaparecerán, aseguró Artemio Ábrego, director de operaciones en JCJ, pues aunque existan las nuevas tecnologías los niños todavía buscan las bicicletas, muñecas y carritos… de acuerdo a las épocas.

"Sí ha cambiado la costumbre, si pensamos hace unos 10 ó 15 años, un niño de 10 a 12 años andaba pensando en los carritos o autopistas; esa edad se disminuyó. Ahora el niño que quiere los carritos de radio control es de 4 ó de 5 años", dijo.

La aventura de andar en bicicleta todavía mueve a los niños, tanto que en las fábricas se siguen produciendo cientos y en las jugueterías se siguen vendiendo.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS