17 de agosto de 2013 / 03:53 p.m.

Morelia y México • Jesús Reyna, gobernador interino de Michoacán, descartó que vaya a negociar la liberación de los 40 integrantes del grupo de autodefensa de Aquila, quienes se encuentran a disposición de la Subprocuraduría Especializada en Investigación en Delincuencia Organizada (SEIDO).

En entrevista, afirmó que será la Procuraduría General de la República la que determine si los consigna ante un juez o los deja en libertad.

Aseveró que el gobierno del estado no está en condiciones de negociar y el hecho tendrá que seguir los cauces legales.

Dirigentes de ocho grupos de autodefensa pusieron como plazo el lunes para que sean liberados sus compañeros o de lo contrario “paralizarán” la entidad.

Sin embargo, el mandatario interino dijo desconocer tal amago y señaló que no tiene agendadas encuentros con los líderes de esas agrupaciones.

El miércoles pasado, fuerzas federales detuvieron en Aquila a 45 miembros del grupo de autodefensa. Llevaban órdenes de aprehensión contra Agustín Villanueva y cuatro comunitarios más, acusados de secuestro, lesiones, robo calificado y allanamiento.

Sin embargo, como se percataron de que había más personas con armas de uso exclusivo del Ejército, capturaron a 40, que fueron trasladados a la SEIDO en la Ciudad de México.

Un día después, en Tepalcatepec se reunieron representantes de las secretarías de la Defensa Nacional y Gobernación, así como del gobierno estatal, con miembros de esos grupos, como José Manuel Mireles, líder del Consejo Ciudadano de Autodefensas.

Ayer Reyna señaló que no sabe de qué trató el encuentro, por lo que pidió tiempo para conocer las peticiones de los policías comunitarios y dar una respuesta.

También dio a conocer que este viernes fue reabierto el palacio municipal de Aquila, que había sido cerrado por los autodefensas, y será hasta el próximo lunes cuando el alcalde Juan Hernández retorne a despachar a su oficina.

Mientras, en el DF familiares de la policía comunitaria de Aquila exigieron al gobierno federal que no dejen solos a los habitantes del municipio, pues aseguraron que sus vidas están en riesgo porque quedaron “a merced de los grupos del crimen organizado que operan en la región”.

Narraron que después de más de 14 horas de recorrido en un autobús que rentaron, y con el temor de ser emboscados por Los caballeros templarios, llegaron a las instalaciones de la SEIDO para ver a sus parientes.

Dijeron que en un principio autoridades de la PGR les negaron el acceso, pero finalmente algunas esposas, madres y hermanas lograron hablar con los miembros del grupo de autodefensa.

Antes comentaron que los detenidos fueron incomunicados, declararon sin la presencia de abogados y que durante su captura se violentaron sus derechos humanos.

En entrevista señalaron que durante la madrugada del viernes ingresaron a la SEIDO, visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para constatar el trato que reciben los arrestados durante un operativo de la Procuraduría de Michoacán que tuvo el apoyo de fuerzas armadas y federales.

Los familiares afirmaron que tras el operativo del miércoles para desarmar y desarticular a la guardia comunitaria, se reanudaron las amenazas de Los caballeros templarios contra comuneros y población en general, por lo que acusaron a los gobiernos federal y estatal de “traicionarlos” al dejarlos a merced de la organización criminal.

FRANCISCO GARCÍA DAVISH E IGNACIO ALZAGA