10 de junio de 2013 / 02:41 a.m.

Ciudad de México • Los familiares de los 12 desaparecidos de la discoteca Heaven, hace 15 días, exigieron al jefe del Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, “"dejar de desviar las investigaciones criminalizando"” a los jóvenes que acudieron únicamente a divertirse.

En el Ángel de la Independencia abuelos, padres y niños colocaron en las escalinatas casi un centenar de veladoras para rezar para que regresen sanos y salvos sus parientes, además de que colocaron pancartas con las fotografías, nombres, complexión, edades de los desaparecidos entre los que se encuentran Said Sánchez G, de 19 años de edad; Jerz Ortiz Ponce de 16 años; Rafael Rojas Marines de 33 años; Aaron Piedras de 20 años y Josue de 29 años; Alan Menchaca, Jennifer Robles González de 23 años, entre otros.

En nombre de los familiares, Patricia García Rodríguez rezó frente de las veladoras y de las pancartas porque el Señor sensibilice el corazón de las autoridades del GDF y ya les entreguen a sus hijos, amigos, pareja salvos y sanos, vestida de blanco.

Luego lanzaron una paloma blanca como símbolo de que los 12 desaparecidos merecen libertad, y comenzaron a gritar en unísono “"¡Justicia, justicia, justicia!"”

Los niños portaban otro tipo de pancartas con leyendas como: “"Exigimos a las autoridades que muestren la cámaras de la discoteca"”; otras pregonaban: “"Ayúdanos a encontrar a los desaparecidos del After Heaven"”; otra leyenda era “"Enseñen los videos originales no se hagan pendejos"”.

Los familiares también realizaron un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para intervenir en el caso, ya que no confían en la manera en que se han llevado acabo la papelería del GDF.

Con música cristiana, llanto y gritos con el nombre de sus familiares, las personas también reclamaron que les estén haciendo fama a los jóvenes de ser vendedores de droga.

Unos minutos antes de las 21:00 horas los familiares empezaron a levantar a las veladoras colocadas en dos de las escalinatas del Ángel de la Independencia y se las llevaron al bar After Heaven.

BLANCA VALADEZ