29 de enero de 2013 / 02:01 p.m.

Monterrey.- Al acudir a rendir su declaración en la agencia del Ministerio Público número 4 de Monterrey, el empresario Ricardo Garza Lagüera negó haber atacado con una pistola a su hermano Javier.

El sampetrino aseguró que se trató de un incidente en el que ambos pelearon a golpes, y en el cual él mismo fue quien resultó con la peor parte.

“"Yo creo que no me gustaría declarar todo al respecto. En global, yo creo que ya expliqué lo que sucedió. (¿Pero traía un arma de fuego?) Negativo. (¿Usted niega haber utilizado una pistola?) Niego, sí"”, comentó Garza Lagüera Garza.

El empresario se presentó en la fiscalía número 4 de Delitos en General, ubicada en el Palacio de Justicia, y a cargo de Carlos Alberto Cruz de Hoyos.

Escoltado por su cuerpo de abogados, que encabeza el litigante César Garza, arribó a las 17:15 horas y de inmediato inició la diligencia.

Ante los medios explicó que el problema se originó de una discusión por la disputa de una herencia, cuyo monto no quiso dar a conocer.

El jueves 24 de enero en la mañana se dio cuenta de que había sido cavada una zanja de un metro de profundidad a lo ancho de la calle que lleva a su residencia, en un complejo familiar ubicado en la colonia Valle de San Ángel, en la sierra de San Pedro.

“"Es generado por un problema familiar, obviamente, tipo herencia, en la que mis hermanos, a base de medidas de presión, mis hermanos quieren despojarme de parte de mi herencia, verdad”", recalcó.

El empresario de 52 años aseveró que sostuvo un altercado con su hermano Javier, de 53, pues la excavación le impedía salir o entrar a su vivienda.

Aseguró que tras la discusión llegaron a los golpes. Negó que él hubiera utilizado un arma de fuego, y en su declaración ante el fiscal pidió se diera fe de diversos hematomas que presenta en la espalda.

“"Tuvimos una discusión y peleamos a golpes. Me agredió, precisamente él me agredió"”, puntualizó Garza Lagüera.

Luego de que terminara de declarar, el ingeniero de profesión dialogó brevemente con el agente del Ministerio Público, arribando en ese momento el subprocurador Javier Flores Saldívar.

Al salir fue notificado de un citatorio por parte de la Procuraduría General de la República, pues el Ministerio Público Federal integra una averiguación con respecto al arma de fuego supuestamente utilizada.

Pedirán pruebas

La defensa del empresario Ricardo Garza Lagüera advirtió que solicitaron al fiscal investigador, el desahogo de diversas pruebas con las que pretenden desvirtuar los hechos.

El abogado César Garza indicó que por medio de las probanzas pueden incluso revertir la situación, por lo que no descartan acusar a Javier Garza Lagüera.

“"Bueno, vamos a esperar a que la averiguación vaya hacia delante para que podamos acreditar todos los extremos. Creo que los que van a salir en calidad de inculpados, va a ser la parte que ahora denuncia”", recalcó el litigante.

César Garza comentó que pidieron al agente del Ministerio Público Carlos Alberto Cruz, la comparecencia de testigos que habitan en el mismo conjunto donde ocurrieron los hechos la mañana del pasado jueves 24 de enero.

Asimismo, trascendió que deberán desahogarse diversas pruebas periciales, entre estas una psicológica y otra de balística.

“"Pues pedimos, por ejemplo, la testimonial de algunas personas que habitan en el conjunto, y dictámenes periciales, verdad"”, se limitó a decir.

El abogado de Ricardo recalcó que dentro de la averiguación 11/2013-IV-3 no se ha determinado que, efectivamente, Javier Garza Lagüera presente una herida de bala.

“"Una lesión causada por arma de fuego que, por lo que aparece en las fotos, no es así. Aparte no hay ningún dictamen que pruebe que hay una lesión causada por arma de fuego"”, añadió.

César Garza dijo que su cliente se presentó con amparo para no ser detenido, pero al revisar la indagatoria, se percató de que ni siquiera era necesaria la protección de la justicia federal, pues las lesiones son mínimas.

Javier Garza Lagüera presenta una herida penetrante en el tobillo izquierdo, de la cual se atendió el pasado jueves en una clínica del sector San Agustín, en San Pedro.

En el lugar del incidente las autoridades estatales encontraron un casquillo percutido calibre .380. Según la versión del afectado, su hermano disparó al suelo y una esquirla lo alcanzó tras rebotar en el suelo.

Javier y Ricardo Garza Lagüera son hijos del empresario Marcelo Garza Lagüera, ya fallecido, y nietos de Don Eugenio Garza Sada, fundador del Tecnológico de Monterrey y uno de los principales industriales del país.

AGUSTÍN MARTÍNEZ