14 de mayo de 2013 / 02:06 a.m.

Galeana • Dos horas de lluvias intensas en el área de las montañas ha provocó que al menos cuatro rancherías de Galeana resultaran afectadas por viento y el agua.

A media tarde de este lunes comenzó una fuerte precipitación al poniente de este municipio, casi en los límites con Zacatecas y Coahuila, en un sector montañoso.

Al avanzar más al oriente la lluvia, se acompañó de viento, internándose a Nuevo León, afectando hasta la noche de este lunes a por lo menos cuatro rancherías ubicadas en el sector del ejido San Rafael de Galeana.

Por la distancia que existe entre la cabecera municipal de Galeana con estas comunidades, el personal de Protección Civil y policías que han arribado a esos puntos informaron haberse topado con algunos hogares a los cuales el viento derribó sus techos, paredes, mientras que en otros el agua ingresó sorpresivamente a las humildes viviendas, sin precisar la magnitud de la afectación por caer el día y la distancia considerable entre estos lugares, aunado a lo difícil que es desplazarse por los caminos que comunican a estas rancherías, por el agua y el lodo, sólo fue el único reporte que cuentan las autoridades.

La Policía señaló que a pesar de los daños en los hogares por la lluvia y el viento, no se ha informado de personas heridas o fallecidas a consecuencia de la presencia de este fenómeno meteorológico.

Ofelia Sánchez, habitante del ejido San Rafael dijo que la presa de ese sitio está a punto de reventar y se corre el riesgo de inundarse los poblados de San Rafael, San Fernando, La Rosa, Los Ranchos, La Navidad y Providencia.

“Serán como cinco mil personas afectadas sólo de San Rafael los afectados, y queremos la ayuda de parte del gobierno del Estado”, detalló en vivo a Telediario Nocturno.

La corriente que baja de los cerros brincó la carpeta asfáltica de la carretera federal 57, México – Piedras Negras, donde se montó un operativo que por espacio de dos horas no se permitió la circulación de autos chicos, tipo sedán, solo vehículos de carga, pero en ningún momento se cerró a la circulación.

Jorge Camacho Rincón, director de Protección Civil de Nuevo León, dijo que esa inundación se debió a una serie de escurrimientos por la serranía cercana.

“Una de las constructoras de la región tiene maquinaria y está trabajando, tenemos contacto con el síndico primero para atender esa emergencia, va gente de Protección Civil y Obras Públicas, para atender el problema”, dijo el funcionario.

Se habla de cientos de personas que salen de estos lugares, en busca de un punto alto para ponerse a salvo, mientras personal de Protección Civil, Policía de Galeana y elementos estatales y de Fuerza Civil acudían para apoyar en camionetas y autos de todo camino, para auxiliar a estas familias.

REDACCIÓN