14 de abril de 2013 / 04:18 p.m.

El cubano Guillermo Rigondeaux demostró que el tener únicamente 11 peleas como profesional no fue factor suficiente para evitar su victoria sobre el filipino Nonito Donaire la noche del sábado en el Radio City Music Hall de Nueva York.

El Chacal Rigondeaux a base de un boxeo elusivo e inteligente logró una importante victoria sobre el peleador considerado uno de los campeones libra por libra y retener el Supercapeonato de la Asociación Mundial de Boxeo y conquistar la corona Supergallo de la Organización Mundial de Boxeo.

Luego de 12 episodios en los que el dominio fue casi absoluto, el cubano de 32 años se impuso en las tarjetas de manera unánime por 114-113, 115-112 y 116-111.

“Lo dije desde un principio. Me preparé y no se como lo vio el mundo, creo que lo hice bastante bien. Hice mi plan de ataque y lo hice bastante bien. Demostré que el mejor soy yo”, dijo Rigondeaux terminando la contienda que fue marcó el fin del reinado del filipino que no había sufrido derrota alguna desde el 2001, en su segunda pelea en el terreno profesional.

Apegado a un estricto plan de pelea, el cubano apodado El Chacal metió en su juego a Nonito Donaire, quien no supo aprovechar la diferencia de estatura y alcance para mantener a raya al cubano y lo siguió por todo el ring.

Haciendo uso de combinaciones cortas y precisas, mezcladas con movimientos de cintura y piernas, Rigondeaux logró meter en serios aprietos a Nonito, quien no pudo imponerse desde el campanazo inicial cediendo los primeros ocho episodios al hilo sin oponer resistencia.

Sin poder salir de la dinámica, Filipino Flash se vio superado – por primera vez en su carrera – en velocidad y precisión y para el décimo round, presa de la desesperación, se lanzó a presionar hasta que logró mandar a la lona al cubano.

Una potente derecha a la mandíbula que agarró desprevenido a Rigondeaux pudo haber sido el final de la contienda, pero una buena preparación sacó a flote a Guillermo y logró terminar de pie la contienda. Nonito no volvió a tener una oportunidad igual.

Con esta victoria Guillermo se convierte en doble campeón mundial con 11 peleas profesionales; mientras que Nonito suma su segundo descalabro profesional.

Erika Montoya | La Afición.com