30 de julio de 2013 / 11:44 p.m.

Saltillo • El Obispo Raúl Vera López condenó la situación en la que viven internos del CERESO en Saltillo, donde carecen de agua potable, medicinas, alimentos además de que sufren torturas por parte de custodios.

Aseveró que Derechos Humanos en Coahuila no ha cumplido con la responsabilidad de velar por la integridad de los reclusos, y la riña ocurrida este lunes es muestra de ello.

Reiteró que los reclusos tiene derecho a una vida digna, alimentos sanos, a recibir agua y a la obtención de atención médica, sin embrago en el CERESO de Saltillo, la situación no es la más apropiada, ya que los abusos inician desde que los internos son encerrados, debido a que sufren de torturas y asilamiento por parte de los custodios.

Añadió que en este momento no hay agua, la comida además de ser insuficiente, está contaminada de bichos, y la que los familiares llevan a los internos, se les quita para vendérsela generando un círculo de corrupción al interior de este centro de readaptación social.

"El sistema médico atraviesa una situación similar, ya que no existen medicinas ni para curar una infección estomacal", denunció Vera López , quien demandó a las autoridades del gobierno estatal, mejorar las condiciones de vida de los internos en los CERESOS de Coahuila, al referir que las condiciones en las que se encuentran, atentan contra una readaptación integral.

Es trabajo de la Comisión de Derechos Humanos en Coahuila, ingresar al Cereso de Saltillo y revisar las condiciones en las que viven los internos del lugar, aseguró el obispo Raúl Vera López, quien subrayó que para ello los trabajadores de esta dependencia perciben un sueldo.

"Debería haber mucho más justicia para los internos del penal, los trabajadores de Derechos Humanos no están ahí para estar de niños bonitos, por eso tienen salarios que implican el riesgo que ellos tienen que correr", enfatizó el Obispo.

ANA NÚÑEZ