8 de septiembre de 2013 / 11:53 p.m.

Tras una serie de malos resultados, River Plate tomó aire al golear el domingo 3-0 a Tigre, por la sexta fecha del torneo Inicial del fútbol argentino.

Con este resultado, el equipo de Ramón Díaz sumó siete unidades y volvió a la victoria después de tres fechas.

En otros partidos de la jornada, San Lorenzo venció 2-0 a Rosario Central y Arsenal superó 1-0 a Quilmes.

A los 46 minutos, Manuel Lanzini rompió con la monotonía del partido con un gol extraordinario, en el que fue dejando en el camino a varios rivales y definió con precisión ante el arquero Javier García. A los 62, Giovanni Simeone, hijo del entrenador del Atlético Madrid, marcó su primer gol en Primera luego de sacar un remate potente desde el área chica.

Dos minutos más tarde, Lanzini completó la goleada con una sorpresiva aparición en el segundo palo.

Con las ausencias de Teo Gutiérrez y Jonathan Fabbro, convocados a las selecciones de Colombia y Paraguay, respectivamente, River encontró su mejor versión. De la mano de los juveniles, el equipo de Ramón Díaz mostró una frescura y rebeldía inéditas en lo que va del campeonato.

Tras un flojo comienzo de temporada, "El Millonario" comienza a enderezar la marcha, tras vencer a San Lorenzo en el cruce de equipos argentinos de la Copa Sudamericana y conseguir la victoria en el torneo local.

Tigre, por su parte, fue un equipo demasiado tibio que en un principio salió a defenderse y,, con la desventaja, no supo qué hacer.

Además, en la victoria ante Rosario Central, San Lorenzo demostró que será uno de los protagonistas del torneo.

Con este resultado, el equipo de Juan Antonio Pizzi llegó a 12 unidades y se ubica en el segundo lugar junto a Arsenal, que venció 1-0 a Quilmes, también el domingo. El primer lugar lo ocupa Argentinos Juniors, sorpresivo líder del campeonato, con 13.

A los 26 minutos, Martín Cauteruccio abrió el marcador tras una brillante jugada individual en la que dejó en el camino a dos rivales y definió de manera efectiva ante el arquero Manuel García. Sobre el final, Héctor Villalba definió el partido en un contraataque en el que dejó en ridículo al defensor Jonathan Ferrari para luego marcar con una sutileza.

Tras el tanto de Villalba, el árbitro Carlos Delfino expulsó al entrenador de Central, Miguel Ángel Russo, tras protestas desmedidas.

San Lorenzo, que desde el inicio del certamen se presentó como uno de los grandes candidatos a llevarse el título, dio un paso fuerte y promete dar pelea.

En otro partido de la jornada, Arsenal le ganó por la mínima a Quilmes y se perfiló como otra de las sorpresas del torneo.

En un encuentro chato y sin demasiadas emociones, el equipo de Gustavo Alfaro encontró la victoria en una pelota parada. A los 43 minutos, Martín Rolle marcó el único gol con un brillante tiro libre que se metió en el ángulo del arquero Sebastián Peratta.

La fecha se completará con Olimpo de Bahía Blanca-Boca Juniors.

Ap