1 de agosto de 2013 / 02:28 p.m.

Monterrey • Un vendedor ambulante fue capturado por elementos de la Policía de Monterrey, luego de que se apoderara de una camioneta y chocara contra un camión urbano, en el centro de la ciudad.

El vehículo robado fue recuperado y aún tenía puesto el bastón de seguridad, pues así lo condujo en línea recta el delincuente, a lo largo de más de dos kilómetros.

A disposición de las autoridades se encuentra Román Sandoval Silva, de 46 años de edad y quien dijo habitar en las calles Coahuila y Tepeyac, en la colonia Independencia.

Sandoval Silva fue detenido alrededor de las 22:00 horas del miércoles en el cruce de Venustiano Carranza y Ruperto Martínez.

En ese lugar fue recuperada la camioneta Chevrolet Express tipo panel color blanca, propiedad de la florería Lizeth, ubicada en Ruperto Martínez y Pino Suárez.

Trascendió que el sujeto se apoderó de la unidad a pocos metros de la florería, pese a que no tenía llaves y tenía colocado el bastón de seguridad.

Así avanzó hacia el poniente por la calle Ruperto Martínez hasta Venustiano Carranza, donde colisionó en forma lateral contra un camión de la ruta Canteras.

En ese sitio intentó escapar pero el operador del colectivo y varios pasajeros se lo impidieron, solicitando además la presencia de las autoridades.

En sus declaraciones ante este medio el inculpado negó ser responsable del ilícito, afirmando que sólo acompañaba a un individuo que conducía la camioneta.

Él identificó a dicha persona sólo como “El Greñas”, y aseguró que dicho individuo se fue corriendo hacia el norte por Venustiano Carranza, después del choque con el camión.

Al sitio del accidente y captura arribó un empleado de la florería Lizeth, identificado como Irán Teniente Méndez, de 35 años y quien dijo tener a su cargo el vehículo tipo van.

Señaló que él un compañero estaban acomodando una mercancía dentro del local, cuando de pronto se dieron cuenta de que la camioneta había sido robada.

El detenido fue trasladado con custodia al Cuartel Alamey de la Policía Regia, donde el juez calificador se hizo cargo de turnarlo ante las autoridades investigadoras.

AGUSTÍN MARTÍNEZ