9 de febrero de 2013 / 01:33 a.m.

Apodaca.- • El puente que apenas hace unas dos semanas inauguró el Gobernador para unir el poblado Santa Rosa, sobre Apodaca, ya fue afectado por los ladrones, que le quitaron algunas piezas, presuntamente para venderlas como fierro viejo, informó el alcalde de Apodaca, Raymundo Flores Elizondo.

Apenas el pasado 31 de enero, el mandatario estatal y la delegada de Sedesol, Silvia Nancy García Treviño, inauguraron el paso sobre el río Pesquería, que resultó afectado por el huracán Alex hace dos años.

El munícipe dijo que no se vio muy afectado, en realidad, pero se le harán algunas reparaciones para evitar riesgos, al igual que otros cinco puentes a los que se les robaron parte de las estructuras. Uno de ellos, ubicado junto al panteón municipal de Apodaca, tendrá que ser demolido.

"Es posible que se rescaten tres de los puentes, pero uno, el que está junto al panteón municipal, definitivamente tiene que tumbarse, y el de la avenida Rubén García, aún no sabemos", dijo el alcalde.

Hasta ahora, no se ha podido hacer ningún trabajo de reparación porque la Procuraduría General de Justicia en el Estado les pidió dejar todo así, hasta que concluyan las investigaciones en torno al robo del metal.

"La próxima semana parece que ya van a liberar los puentes para comenzar a trabajar en la reparación, ya tenemos a una persona que nos hará un presupuesto".

El puente que derribarán tendrá un costo de unos 40 millones de pesos, pues se debe volver a construir. En tanto que el otro, si no se ven obligados a destruirlo, tendrá un costo menor, aunque significativo.

Los otros tres, donde son reparaciones, será posible arreglarlos con un refuerzo en la parte donde fueron despojados de estructura.

"Están abiertos, pero con el riesgo, porque no han sido reparados", dijo Flores Elizondo, quien confió en que ya la próxima semana queden liberados para trabajar en ellos.

Respecto al puente que cruza el río Pesquería y une las dos partes de Santa Rosa, dijo que recientemente fue inaugurado por el Gobernador, y aunque lo despojaron de algunas estructuras, no tiene daños mayores.

Por lo pronto, ya hay vigilancia permanente en los puentes para evitar que otros ladrones puedan dañarlo.