24 de mayo de 2014 / 06:00 p.m.

Nacido el 10 de abril de 1973 en Garça (Sao Paulo, Brasil). Descendiente de una familia muy humilde, sus padres, Oscar y Vera Lucía, le animaron a seguir la carrera de jugador de fútbol.

El astro brasileño siempre será recordado por su simpatía, regularidad, prodigiosa velocidad (llegó a realizar los 100 metros en 10,9 segundos) y tremenda pegada (sus disparos alcanzaban los 140 km/h).

Su sueño de jugar al fútbol comenzó a hacerse realidad en 1986. Roberto Carlos ingresó en las filas del União São João, donde maduró como futbolista, destacando en todas las categorías. En 1992, y con tan sólo 19 años, ya era un jugador consagrado en su país. El Palmeiras no tardó en hacerse con sus servicios y allí formaría una banda izquierda inigualable con Rivaldo, al que se enfrentó años más tarde. Los dos campeonatos de Liga que ganó con el equipo brasileño le llevaron a fichar por el Inter de Milan en 1995 y un año más tarde por el Real Madrid. La integración de Roberto Carlos en el equipo madridista no pudo ser más exitosa. Jugó 11 años en los que se consiguieron, entre otros trofeos, tres Copas de Europa.

En 2007 se despidió del madridismo después de contribuir a la consecución de la Liga. Sería la última aportación de uno de los mejores zurdos que ha pisado el Santiago Bernabéu. El futbolista extranjero que más partidos ha jugado con la camiseta blanca.

 CON LA SELECCIÓN BRASILEÑA

Roberto Carlos  jugo muchas veces con la selección del Brasil, siendo uno de sus titulares indiscutibles. Con la selección brasileña fue subcampeón del mundo juvenil en 1991, subcampeón de la Copa América de 1995 y medalla de bronce en los Juegos Olímpicos celebrados en Atlanta 1996. Su primer gran triunfo con la selección brasileña lo obtuvo en 1997, año en el que ganó la Copa América disputada en Bolivia, en un combinado del que también formaron parte Ronaldo, Romario y Mauro Silva.

En 1998 jugó con la selección brasileña en la fase final de la Copa del Mundo celebrada aquel año en Francia (fue subcampeón de dicha competición, en la que se impuso la selección anfitriona) y un año después, en Paraguay, consiguió su segundo triunfo en la Copa América. Por fin, en el Copa del Mundo de Corea del 2002, Roberto Carlos logró el anhelado título mundial, tras imponerse la selección brasileña a la alemana en la final.

 CURIOSIDADES

Roberto Carlos es considerado uno de los grandes laterales de la historia del fútbol, así como uno de los defensas más goleadores de todos los tiempos al ocupar el puesto Nº33 en el ranking histórico de la IFFHS).

 Su padre le puso ese nombre en honor al popular cantante brasileño Roberto Carlos Braga.