28 de enero de 2013 / 01:05 a.m.

Guerrero • Derivado de los robos de armamento que sufrían recurrentemente por parte de grupos de sicarios, la Secretaría de Seguridad Pública estatal quitó a la Policía Auxiliar rifles R-15 y les asignó solamente escopetas.

Guillermo Jiménez Padilla, titular de la SSP del estado, explicó porque no comparte la idea de gestionar la compra de armamento para las policías comunitarias que operan en diferentes puntos de la entidad: “Hasta a nuestros policías auxiliares llegan, los encañonan y les quitan el arma”.

Explicó que los policías auxiliares que contratan empresas refresqueras o distribuidores de cerveza, así como Teléfonos de México ya no tienen asignadas armas de grueso calibre, principalmente rifles AR-15.

“"Los policías auxiliares hoy traen escopetas; porque los delincuentes estaban utilizándolos para armarse, imagínense; va el pobre policía solo en el carro y le llegan cinco de los malos con cuerno de chivo y claramente sobre el arma, pues entonces el elemento optaba por darles el arma para de esa manera evitar que lo mataran"”.

Agregó: “"En cambio con las escopetas ya no se están metiendo los sicarios, les da más miedo una escopeta que otro tipo de armas"”.

El titular de Seguridad Pública en la entidad, manifestó que los policías bajo su mando están sujetos a un constante procedimiento de capacitación, conscientes de que son por lo menos cinco filtros los que deben pasar para alcanzar la certificación.

Del robo de armas a la Policía Auxiliar dijo que ya es un problema que se debe considerar superado, pues el cambio a escopetas generó el desánimo de los grupos de delincuentes que estaban más interesados en los rifles de alto poder.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN