26 de agosto de 2013 / 01:01 p.m.

El secretario de Seguridad Pública estatal, Audomaro Martínez Zapata, quien sobrevoló la zona y realizó una inspección a pie, dijo que en el accidente ocurrido a las tres de la mañana en el poblado La Tembladera, del municipio de Huimanguillo, Tabasco, tuvo que ver la desaparición de piezas en las vías del tren, específicamente zapatas.

""Lo que pasó fue que se reblandeció la tierra, efectivamente, pero falló porque faltaban ahí unas zapatas de la vía, eso fue lo que falló, (por esto) el tren estaba compuesto de doces vagones y ocho se descarrilaron"", aseguró el funcionario estatal.

En los últimos meses en Tabasco se han reportado robos de piezas de acero en vías de tren para ser comercializadas en el mercado negro, por su alto valor.

Los chatarreros roban, además de zapatas, planchuelas y clavos de durmientes. El último descarrilamiento ocurrió el 22 de marzo en el tren que va de Mérida a Coatzacoalcos, dejando varados a cientos de migrantes en el municipio de Teapa, donde han sido desmantelados varios tramos a lo largo de 86 kilómetros.

También, las condiciones del terreno fueron manejadas por el gobierno del estado como otras de las causas en el descarrilamiento de La Bestia, que sigue una ruta por la costa del Golfo desde los límites con Guatemala hasta el centro del país.

""El descarrilamiento del tren de carga ocurrió (…) debido al reblandecimiento del terreno ocasionado por las intensas lluvias registradas en las últimas horas en esa zona pantanosa, de acuerdo a los reportes emitidos por Seguridad Pública del Estado"", dijo el gobierno tabasqueño en un primer comunicado.

Más tarde, el gobernador Arturo Núñez afirmó que ""el tren llevaba ocho vagones cargados de chatarra, que probablemente es una primera hipótesis, el sobrepeso que llevaba habría hecho que las vías se tronaran y se descarrilaron"".

Informó que hubo una “inspección física” realizada por el subsecretario de Comunicaciones del gobierno federal, Carlos Almada. Sin embargo, el mandatario aseguró que la Procuraduría General de la República ""será la que haga los peritajes en la zona"".

En este sentido, ayer mismo la PGR abrió una investigación de los hechos a través de su delegación Tabasco y trasladó personal al sitio. También, estuvieron presentes inspectores de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes.

En las operaciones de rescate este domingo participaron elementos del 18 y 57 batallones de Infantería de Las Choapas (Veracruz) y Cárdenas (Tabasco), respectivamente, de las policías preventivas de Huimanguillo y Las Choapas, además de la Secretaría de Seguridad Pública y de la Coordinación General de Protección Civil, así como elementos de rescate del Estado de Veracruz.

Según el gobierno local, los testimonios recabados indican que al menos 250 hondureños iban en el techo de La Bestia cuando descarriló.

Las condiciones del terreno dificultaron durante la mañana las labores de rescate de los heridos y posteriormente el traslado de los cadáveres, así como la búsqueda de más sobrevivientes entre el material de desecho que transportaba La Bestia.

Por separado, el gobierno del estado y el director de la Coordinación Nacional de Protección Civil de la Secretaría de Gobernación, Luis Felipe Puente, confirmaron que en el lugar fueron encontrados cinco cuerpos. Uno de ellos, con identificaciones a nombre de Rubén Gómez Aguilar, de nacionalidad hondureña.

Posteriormente, el funcionario federal difundió en su cuenta de Twitter la lista de las 18 personas que fueron hospitalizadas, seis de las cuales fueron ubicadas como graves; estos últimos son Nieves Naya Flores, de Duglas Javier Valdez Banegas, Luis Caballero Guerrero, José Manuel Guerrero Sabillán, Rufino Aguilar Ferrera y Darlin Valle Banegas, los últimos tres con estallamiento de vísceras.

Las autoridades también sospechaban que decenas de indocumentados huyeron entre la maleza a los poblados cercanos por temor a ser deportados por las autoridades.

Este lunes se prevé que la empresa propietaria del tren descarrillado envíe dos grúas para iniciar las labores de rescate de los ocho de doce vagones que se volcaron. Sin embargo, la máquina principal no se descarriló, lo que permitió que fuera utilizada para sacar a los heridos desde la zona del accidente hasta Las Choapas, Veracruz, ya que las ambulancias no pudieron entrar.

 — ANTONIO VILLEGAS