23 de febrero de 2013 / 12:43 a.m.

Aunque no se especificó el monto ni donde sucedieron los hechos, el secretario de Educación señaló que cuentan con el respaldo de autoridades y de los vecinos de los planteles con el fin de evitar este tipo de delitos.

 Monterrey.- • La inseguridad continúa en Nuevo León, y los planteles educativos no pasan desapercibidos al ser blanco de los amantes de lo ajeno.

El secretario de Educación, José Antonio González Treviño, argumentó que en lo que va del presente año se han registrado al menos cuatro robos en las escuelas.

El funcionario aseveró que lo importante es que los vecinos estén atentos vigilando lo más posibles los planteles y en caso de ver algo sospechoso reportarlo.

“Afortunadamente han sido mínimos los casos con daños menores en cada uno de los planteles educativos, y estamos permanentemente solicitando el respaldo de las autoridades municipales, el respaldo de los vecinos de las escuelas para que estén atentos.

“Cuando se registran algunos reportes de robos en los planteles son a principios de periodo de vacaciones y tenemos cuatro o cinco hasta ahorita, que ya han sido atendidos para atender lo dañado y que los planteles educativos sigan con las actividades normales”, manifestó el secretario.

Sin embargo, González Treviño no especificó a cuánto asume el monto de los robos, ni los municipios donde se dio dicha situación.

Al inicio del ciclo escolar, en agosto del año pasado se registraron al menos siete robos en escuelas ubicadas en sectores conocidos como conflictivos, por ello fue necesaria la instalación de cámaras de vigilancia en alrededor de 20 planteles donde se destinaron 3. 2 millones de pesos a través del programa de Escuelas Seguras.

El receso por las vacaciones de semana santa se aproxima, por lo que las autoridades municipales y de educación deberán de estar atentas para que no se registren robos en los planteles escolares.

Lo más común es que los delincuentes aprovechan la ausencia de profesores y alumnos para llevarse sobre todo equipos de computación y en ocasiones pupitres.

MARILÚ OVIEDO