11 de febrero de 2013 / 04:11 p.m.

Monterrey.- En un esfuerzo por disminuir el problema de violencia familiar, el Gobierno del Estado de Nuevo León decidió instalar una nueva Delegación de la Procuraduría de Defensa del Menor en el área norte de Monterrey.

Rodrigo Medina, mandatario estatal, calificó la violencia familiar como un grave problema nacional que no se conoce a profundidad.

"Es un problema que mucha veces no sale a la luz porque se da al interior de los hogares, muchas veces tampoco se denuncia, por lo que queremos trabajar en resolverlo", comentó en entrevista con Milenio.

El mandatario dijo que en la zona norte del municipio de Monterrey se han denunciado cerca de 460 casos de todo tipo, por lo que se decidió abrir la delegación que será inaugurada hoy a las 10:00 horas.

Asimismo, explicó que con la nueva delegación también se intenta descentralizar el apoyo y la atención del Centro Capullos del DIF para ofrecer una mayor accesibilidad y atención especializada, así como asesoría familiar a la población del área metropolitana de Monterrey.

REDACCIÓN