11 de septiembre de 2013 / 01:08 a.m.

Finlandia logró una agónica victoria a domicilio ante Georgia (0-1) gracias a un gol de penalti de su mejor jugador, Roman Eremenko. Lo que permite al equipo nórdico asegurarse el tercer puesto del grupo I por detrás de España y Francia.

Georgia y Finlandia, ya sin posibilidades de clasificarse directamente para el Mundial de Brasil, se jugaban la honra de quedar terceros en el único grupo europeo compuesto por cinco países y dominado por la vigente campeona del Mundo y de Europa.

La igualdad de las dos selecciones en la clasificación mundialista quedó reflejada en el estadio Dinamo Arena de Tiflis, en un partido de ida y vuelta en el que ambos equipos gozaron de numerosas ocasiones.

Georgia empezó dominando animada por su público con un juego ofensivo que obligó a los finlandeses a replegarse, aunque sus continuos ataques se estrellaron contra la sólida zaga visitante.

Poco a poco, Finlandia adelantó sus líneas y empezó a mover la pelota buscando los espacios y poniendo en dificultades a la defensa local.

En el minuto 18 Lampi se internó por la banda derecha y trenzó una jugada con Eremenko y Pukki que puso en evidencia a la zaga georgiana, pero el remate final de Hetemaj, algo forzado, se marchó por encima del portal defendido por Revishvili.

Poco después Finlandia desaprovechó la mejor ocasión del partido. En uno de sus rápidos contragolpes, Hämäläinen lanzó un pase largo a Pukki y éste dribló al portero georgiano en su desesperada salida, pero inexplicablemente remató al lateral de la red con la portería vacía.

El guión del partido siguió inalterado tras la reanudación, con los dos equipos alternándose en un ataque frenético aunque sin llegar a crear ocasiones claras de gol.

El seleccionador georgiano, Temuri Ketsbaia, movió el banquillo buscando un mayor poder ofensivo y dio entrada a Targamadze y Grigalashvili, quien intentó sorprender a Mäenpää con varios disparos lejanos.

Pero cuando más presionaba el equipo local llegó el gol visitante. Eremenko lanzó un libre directo desde el borde del área y Targamadze, colocado en el centro de la barrera, bloqueó el balón con el brazo.

El colegiado chipriota Leontios Trattou no lo dudó y pitó penalti, a pesar de las protestas de lo jugadores georgianos. El propio Eremenko fue el encargado de transformar la pena máxima y anotar el único gol del partido.

A partir de ese momento, el encuentro se volvió bronco y el árbitro empezó a repartir tarjetas a los jugadores de ambos equipos. Kankava vio la doble amarilla por una dura entrada y dejó a Georgia con diez hombres.

Poco después, Pukki anotó un gol fantasma en un lanzamiento desde la frontal del área que golpeó el larguero de la meta georgiana y botó claramente dentro de la portería, aunque el colegiado no lo concedió.

Hämäläinen pudo ampliar la ventaja finlandesa a pocos minutos del pitido final en un mano a mano con Revishvili, pero el meta georgiano le ganó la partida.

Georgia, con un hombre menos, siguió atacando en busca del empate, y a punto estuvo de conseguirlo en el tiempo de descuento con un disparo lejano de Lobjanidze que se fue rozando el poste izquierdo de Mäenpää.

Ficha técnica:

0. Georgia: Revishvili; Lobjanidze, Grigalava, Amisulashvili, Kashia; Khubutia, Kankava, Kobakhidze (Targamadze, m.46), Ananidze (Dvalishvili, m.83); Okriashvili, Guelashvili (Grigalashvili, m.58).

1. Finlandia: Mäenpää; Lampi, Moisander, Ojala, Arkivuo; Tainio, Roman Eremenko, Ring (Sparv, m.71); Hetemaj, Hämäläinen (Riski, m.90), Pukki.

Árbitro: Leontios Trattou (Chipre). Explusó al georgiano Kankava por doble amarilla y amonestó a sus compatriotas Khubutia, Targamadze, Grigalava y a los finlandeses Hetemaj, Lampi y Ojala.

Goles: 0-1, m.74: Roman Eremenko (de penalti).

Incidencias: partido de clasificación al Mundial 2014 disputado en el estadio Dinamo Arena de Tiflis ante unos 45.000 espectadores.

EFE