22 de diciembre de 2013 / 02:44 a.m.

Aparte de los tiros libres, Ronaldinho hizo poco para conseguir un puesto en la selección de Brasil que jugará la Copa del Mundo, en la que pudiera haber sido su última actuación en un escenario internacional.

El jugador de 33 años anotó con un excelente tiro libre por segunda vez en el Mundial de Clubes para ayudar el sábado al Atlético Mineiro a vencer 3-2 al Guangzhou Evergrande en el duelo por el tercer puesto.

Pero su frustración casi le costó al club brasileño, cuando recibió tarjeta roja por patear con los dos pies a un rival, momentos antes que Luan anotase el decisivo al iniciarse los descuentos.

Ronaldinho, como su equipo, se vio deslucido y jugó con poca intensidad, y el campeón de la Copa Libertadores decepcionó al convertirse en apenas el segundo campeón sudamericano en no llegar a la final.

El club marroquí Raja Casablanca sorprendió al Atlético 3-1 en semifinales, pero cayó ante Bayern Munich en la final del sábado 2-0.

La frustración pareció estallar a los 88 minutos cuando Ronaldinho reaccionó malamente a una falta del substituto Zhao Xuri con un pisotón y le dio un codazo al zaguero del club chino.

El técnico del Bayern, Pep Guardiola, que sacó a Ronaldinho de Barcelona cuando tomó las riendas del equipo catalán en el 2008, había deseado que su equipo jugase contra el astro brasileño.

"Yo lo vi en Barcelona como espectador. Pero él perdió y Raja se merecía jugar por el título", dijo Guardiola. "Me habría gustado jugar contra él porque me gusta jugar contra los mejores equipos del mundo".

Ronaldinho, cuyo contrato con Mineiro expira, dice que no está seguro si va a renovar con el club.

AP