4 de mayo de 2013 / 04:11 p.m.

México • El cártel mexicano de Los Zetas aparece en la lista de 39 “depredadores” de la libertad de prensa que dio a conocer la organización Reporteros sin Fronteras (RSF), en la que incluyen a líderes gubernamentales como el cubano Raúl Castro, el ruso Vladimir Putin y el norcoreano Kim Jong Un.

Señaló que “las organizaciones criminales o paramilitares con frecuencia ligadas al narcotráfico (Los Zetas en México, Los Urabeños en Colombia o las mafias en Italia) continúan tomando como blanco a los periodistas y medios de comunicación que consideran demasiado curiosos, independientes y, a menudo, hostiles”.

Agregó: “En México, país particularmente mortífero para los periodistas, desde el año 2000 han sido asesinados 86 y 18 se encuentran desaparecidos”.

RSF había incluido en su listado de 2012 también a los cárteles de Sinaloa, el Golfo y Juárez, pero ahora no los menciona.

En su índice de 2013, la organización retiró al grupo vasco ETA; al presidente birmano, Thein Sein; a las fuerzas de seguridad de Hamás en Gaza, a la Autoridad Palestina en Cisjordania y al ex ministro somalí de Información Abdulkadir Hussein Mohamed.

A cambio añadió al vicepresidente chino Xi Jinping, al grupo egipcio Los Hermanos Musulmanes, a las bandas paquistaníes Ejército de Liberación de Baluchistán y Mussalah Defa, así como a la organización Jabhat Al-Nosrah de las Maldivas.

En el listado permanecieron personajes que fueron incluidos en la clasificación de un año anterior, como los mandatarios de Cuba, Raúl Castro; Rusia, Vladimir Putin; Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, Arabia Saudí (rey Abdallah) y Siria, Bachar Al Assad.

La organización explicó que los depredadores son los “responsables de las peores exacciones contra los medios y sus representantes, que se saldan generalmente con una impunidad total”.

Consiguen escapar de la justicia no por lagunas jurídicas, pues “existen normas y mecanismos para defender a los periodistas”, sino por falta de voluntad política, agregó.

“Con gran frecuencia los Estados son endebles, ya sea por falta de voluntad política para reprimir tales acciones (de depredación) o porque no cuentan con un aparato judicial o éste se haya debilitado”, apuntó.

Lamentó que la “creación de la Corte Penal Internacional no ha permitido avanzar en la lucha contra la impunidad de los autores de los crímenes más graves cometidos contra los periodistas”.

“RSF lanza la acusación con la esperanza de que esos individuos o movimientos se vean obligados un día a rendir cuentas ante la Justicia”, puntualizó al señalar que el Día de la Libertad de Expresión debe servir para rendir homenaje a todos esos periodistas que pagaron su compromiso con su vida, libertad o integridad física.

Prevalece impunidad

En México la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) afirmó que la impunidad prevalece en los casos de homicidios, desapariciones y atentados contra los periodistas, pues 91por ciento de éstos no se han esclarecido.

Dio a conocer que del año 2000 a la fecha ha documentado 84 homicidios contra periodistas y del 2005 al pasado 30 de abril se han registrado 20 desapariciones, así como 39 atentados y daños a instalaciones de medios.

Veintisiete han sido consignados ante la autoridad judicial y de éstos en 12 se ha dictado sentencia condenatoria, por lo que existe un índice de 91 por ciento de impunidad.

De 2010 a 2013, las autoridades con mayor número de quejas documentadas ante la CNDH fueron la Procuraduría General de la República, la Policía Federal, la Secretaría de la Defensa Nacional, la Procuraduría General de Justicia de Veracruz y la Secretaría de Gobernación.

Las entidades donde se registraron el mayor número de agravios a periodistas son el Distrito Federal, Veracruz, Chiapas, Estado de México y Chihuahua.

La CNDH llamó a las autoridades a realizar acciones contundentes que garanticen las condiciones de seguridad necesarias para el desempeño de los periodistas y efectuar investigaciones eficaces a fin de llevar ante la justicia a los agresores.

Ante esta situación, la CNDH, a través de su Programa de Agravio a Periodistas y Defensores Civiles de Derechos Humanos, “fomenta la cultura de la denuncia y exige a las autoridades federales y locales actuar de manera pronta y expedita con el propósito de evitar las agresiones a los periodistas, a los trabajadores de los medios de comunicación y a sus instalaciones”.

Por su parte, la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos en el Senado, Angélica de la Peña, se manifestó por que el Congreso garantice la seguridad y la atención de los periodistas que han sido desplazados de su lugar de origen debido a las amenazas o agresiones en su contra.

“Ha sido insuficiente garantizar la libertad de expresión, aunque todas las Constituciones locales lo establecen; ni porque en 2012 se promulgó la Ley para la Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas.

Hemos tenido que seguir fortaleciendo el marco jurídico para permitir que el Ministerio Público Federal atraiga aquellos casos de crímenes que no han sido resueltos en el ámbito local, que siguen impunes y provocan desapariciones forzadas”, detalló. (Con información de Eugenia Jiménez y Omar Brito)

REDACCIÓN