17 de julio de 2013 / 02:24 p.m.

México• El gobernador de Coahuila, Rubén Moreira, solicitará a las autoridades federales interrogar a Miguel Ángel Treviño Morales, Z40, por el asesinato de su sobrino Eduardo Moreira y otras averiguaciones abiertas en la entidad.

Recordó que en el estado Treviño Morales es señalado como “probable responsable de muchos ilícitos” y aclaró que no se trata de “un tema personal”, sino de un asunto de justicia. Por ello, dijo, el procurador estatal pedirá la colaboración federal para permitir el interrogatorio.

“Nosotros sabemos que habrá un juicio justo, como es la intención, en el respeto a los derechos humanos, pero el gobierno del estado va a pedir la colaboración para interrogar a esta persona sobre ese ilícito y otros ilícitos”.

En el Congreso de la Unión todas las fracciones parlamentarias reconocieron como un logro de la Marina la captura del presunto capo; sin embargo, PAN y PRD mostraron críticas.

El coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones, afirmó que la captura demuestra que la estrategia anticrimen del gobierno federal funciona ahora con más inteligencia y menos fuerza.

—¿Es una evidencia de que la estrategia anterior fracasó?

—No. Es una evidencia de que la estrategia del gobierno del presidente Enrique Peña Nieto está funcionando con más inteligencia que fuerza.

El también priista Francisco Arroyo Vieyra, presidente de la Mesa Directiva en San Lázaro, celebró que PGR, Marina y Ejército, así como la Policía Federal, hayan reencauzado la lucha contra el crimen organizado.

El líder parlamentario del PAN, Luis Alberto Villarreal, celebró también la detención, pero señaló que eso “no significa que se haya resuelto el problema de la inseguridad”, aunque forma parte de las soluciones que el país necesita.

Agregó que el gobierno de Felipe Calderón consiguió en sus primeros siete meses la captura de muchos capos, mientras el presidente Enrique Peña Nieto apenas lleva uno.

En tanto, Silvano Aureoles, líder del PRD, llamó a intensificar las acciones de inteligencia y no incurrir solo en hechos espectaculares.

“El problema de la delincuencia organizada no se resuelve deteniendo a un líder de esa naturaleza, pues aparecerán 10 o 20, lo que resulta a veces más peligroso”, puntualizó.

En el Senado, el coordinador del PRD, Miguel Barbosa, reconoció la importancia de la captura, pero aseguró que en las calles prevalecen “las mismas condiciones de violencia”.

El presidente de esa cámara, el panista Ernesto Cordero, dijo tener tranquilidad de que el gobierno de Enrique Peña Nieto recupere la estrategia del ex presidente Felipe Calderón, y recordó que en la administración pasada se detuvo a 27 de los 38 delincuentes más buscados.

REDACCIÓN