26 de septiembre de 2013 / 04:34 p.m.

El COI no se preocupa por ley antigay debido a que no viola la cláusula antidiscriminatoria de la carta olímpica, y declaró que Rusia está lista para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.

 

El Comité Olímpico Internacional desestimó las preocupaciones por una ley rusa que prohíbe la propaganda homosexual aduciendo que no viola la cláusula antidiscriminatoria de la carta olímpica, y declaró que Rusia está lista para organizar los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014.

Jean-Claude Killy, director de la Comisión de Coordinación del COI, manifestó su aprobación el jueves en una conferencia de prensa al término de la décima y última visita de la comisión a Sochi antes de los Juegos, que comienzan el 7 de febrero.

Rusia ha captado la atención como próximo anfitrión de las olimpiadas debido a una ley que aprobó recientemente que prohíbe "la propaganda a menores de relaciones sexuales no tradicionales", que muchos temen se pueda aplicar a los atletas y visitantes gay a los Juegos.

Killy dijo que la comisión deliberó durante varios días y concluyó que "el COI no tiene derecho a discutir las leyes vigentes en el país sede de los Juegos, por lo cual, a menos que se viole la carta, estamos totalmente satisfechos".

Las autoridades rusas insisten en que la ley está destinada a proteger a los niños y no menoscaban los derechos de los homosexuales.

"En relación con esta ley, si la gente de orientación sexual tradicional difunde propaganda sobre sexo no tradicional a los niños, entonces también serán responsabilizados", afirmó Dmitry Kozak, viceprimer ministro a cargo de los preparativos para los Juegos de Sochi. "Por eso sencillamente no cabe hablar sobre discriminación".

El presidente Vladimir Putin promulgó la ley en junio. En agosto, firmó un decreto adicional que prohíbe toda manifestación en Sochi durante dos meses y medio alrededor de la fecha de los Juegos, una medida que se considera destinada a impedir protestas de activistas homosexuales.

Killy dijo que la comisión del COI estaba complacida con la marcha de las construcciones para los Juegos, que con un costo total de 51.000 millones de dólares serán los más caros en la historia olímpica.

Kozaj afirmó que solamente se han invertido 7.000 millones de dólares en las sedes olímpicas, y que lo demás se ha destinado al "desarrollo de la ciudad y de la región".

La mayor parte de la ciudad parece una enorme obra en construcción, con hoteles todavía no terminados frente a las costas del Mar Negro, pero las sedes olímpicas son espectaculares.

Ap