13 de junio de 2013 / 05:31 p.m.

Luego de una muy buena actuación en primera ronda, el Tri se enfrentó en semifinales a Argentina, equipo que los dejó fuera en penales, para así obligarlo a disputar el duelo por el tercer lugar, en el que con muchos problemas fueron superados por el cuadro de casa.

"La verdad que sí (la experiencia) fue agridulce en el sentido de decir 'jugamos bien', le vas ganando a Argentina en tiempo extra y siempre algo pasa, nos quedó amargura de ser ese equipo que diera el salto a ser la escuadra que juega bien, pero que además ganara.

"En lo personal, de niño creces con ese estigma de los ratones verdes, y la mentalidad de ese equipo era cambiar eso. Nos quedó ese sentimiento de amargura porque creíamos que teníamos todo para hacerlo y ahí un gol de fortuna nos empata y en penales perdemos, es cuando dices '¿qué más podemos hacer?'", compartió Pineda.En entrevista con Notimex, el 'Gonzo' recordó que uno de los principales aspectos a destacar de ese cuadro mexicano fue su idea de ir siempre al frente, así como las variantes que tenía para hacerlo.

"Fue algo que caracterizó a esa selección de 2005, el hecho de ser ofensivo, a la gente le divertía mucho verla jugar por su vocación ofensiva. Era una selección con muchas variantes y a la gente le gustó mucho", recordó.

Aunque es considerado uno de los representativos nacionales que mejor funcionamiento ha mostrado en toda la historia, Pineda indicó que no es fácil hacer una comparación.

"Creo que es cuestión de gustos en ese sentido, al final fue una selección que jugó muy bien. Mucha gente opina que fue uno de los mejores momentos futbolísticos que ha tenido el equipo, pero es cuestión de gustos, puedo decir que me gustó mucho, pero compararlas con otras es raro porque eran otros jugadores y otros técnicos, pero sí puedo decir que jugó muy bien", puntualizó.

En lo personal, esa edición de la Copa Confederaciones fue muy especial para Pineda, quien recordó que llegó "a ese torneo siendo suplente.

"Ahí me hice de un lugar en el once titular, entré de cambio en el segundo tiempo ante Japón, que fue el primer partido, y de ahí ya no volví a salir del cuadro inicial en un buen rato, eso de entrada lo marca como un torneo muy especial para mí", evocó.

Compartió que "después el jugar contra Brasil. Era la primera vez que me tocaba disputar un partido de esa índole con selección mexicana, y disfrute mucho el hecho de cubrir a Robinho, a Ronaldinho, a Kaká, a jugadores de la elite mundial.

"Después con Argentina y Alemania, lo disfruté mucho por la experiencia", admitió "Gonza" en vísperas de que arranque la Copa Confederaciones Brasil 2013.

Fuera de esta situación, sin duda el principal aporte de este elemento surgido de Pumas de la UNAM fue el penal que ejecutó en la serie ante la "albiceleste", al estilo "Panenka", es decir picado al centro de la portería.

 

"A la gente se le quedó grabado ese penal ante Argentina, normalmente tiro los penales fuerte y pegado a cualquier poste. Estaba pensando hacer algo así cuando vi como atajaba Germán Lux, vi que se estaba adelantando mucho en los penales, estaba adivinando, entonces creí que con un amague iba a caer en ese engaño y se la podía picar ahí suavemente, ya lo había practicado antes y fue cuando tomé la decisión", narró muy ufano.

Finalmente, admitió que esta competencia pudo haber cambiado el destino de la carrera de Pineda, quien reconoció que tuvo la oportunidad de emigrar al futbol de Europa pero que por diversas situaciones no se concretó.

"Algunos allegados a mí saben que tuve la opción, pero problemas contractuales lo impidieron, situaciones un tanto ajenas a mí fueron las que me marginaron el poder haber llegado al futbol de Europa.

"Pero no me arrepiento porque acá en México me fue bien, jugué en tres de los cuatro grandes (equipos: Pumas, Guadalajara y Cruz Azul), aunque me quedó esa espinita de poder jugar en el extranjero", develó.